Ciencia y Computación    

El televisor insignia de LG, el OLED W8

El televisor LG OLED W8 es el actual buque insignia del fabricante coreano. Un televisor que mantiene el diseño del LG W7, pero que incorpora algunas novedades muy importantes, un nuevo procesador y un sistema de inteligencia artificial que nos permitirá cambiar nuestra forma de ver la televisión. Todo ello manteniendo las características más importantes de la pasada generación.

El LG W8 sigue contando con una potente barra de sonido con tecnología Dolby Atmos. También es capaz de reproducir hasta 5 formatos de HDR diferentes. El LG W8 está disponible en dos tamaños, 65 y 77 pulgadas.

TECNOLOGÍA OLED

La característica más importante del W8 es su panel OLED. Gracias al uso de esta tecnología se consiguen un negro puro y un contraste prácticamente infinito.

Este alto nivel de contraste añade profundidad a todos los colores, mostrando imágenes con más detalle para mejorar la experiencia de visionado.

Por otro lado, el uso de más de 8 millones de píxeles autoiluminiscentes que pueden controlar su propia luz de manera individual garantiza el negro más profundo. Y es que, cuando no son necesarios, los píxeles permanecen completamente apagados.

Por último, el uso de la tecnología OLED permite que el LG OLED W8 cuenta con unos magníficos ángulos de visión. La imagen se verá correctamente desde cualquier punto de la sala.

PROCESADOR ALPHA 9

El LG OLED W8 estrena el nuevo procesador Alpha 9, desarrollado para sacar todo “el jugo” de esta tecnología.

El Alpha 9 ofrece un proceso de reducción del ruido de 4 pasos, duplicando así las versiones anteriores. Además, cuenta con potenciadores de la nitidez y la profundidad del objeto. Por otro lado, utiliza una tabla de color 7,3 veces más sofisticada que los televisores convencionales. Esto se traduce en que es capaz de mostrar colores auténticos sin distorsión. Incluso es compatible con imágenes HFR de hasta 120 fotogramas por segundo.

COMPATIBLE CON 5 FORMATOS HDR

El LG OLED W8 es compatible con hasta 5 formatos HDR diferentes. Los televisores OLED de LG son de los pocos capaces de reproducir el formato Dolby Vision, la solución HDR más avanzada del mercado.

También está equipado con HDR Technicolor, el sistema que los expertos de Hollywood han puesto a disposición de los clientes de LG. Permite reproducir tanto HDR10 como HLG, los dos estándares del mercado para cine y televisión.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL REAL

Los televisores LG OLED de 2018 tienen el sistema ThinQ. Esta tecnología de Inteligencia Artificial permite comunicarnos con el televisor con un lenguaje natural y sencillo.

Con ThinQ podremos convertir nuestro televisor LG OLED W8 en el centro de control de nuestro hogar inteligente. Por ejemplo, podremos decirle que se apague cuando finalice el programa actual, que nos ponga la videoconsola o que cambie a modo cine.

Pero también preguntarle qué tiempo hará en la ciudad a la que vamos de vacaciones, decirle que queremos ver las fotos de este verano o ver si la lavadora ya ha acabado.

Tendremos todo un centro de control del hogar a nuestra disposición con la voz. Un sistema que irá mejorando con el paso de los años, ya que cada vez serán más los servicios compatibles.

SONIDO DOLBY ATMOS

Una gran calidad de imagen debe ir acompañada de un buen sonido. Y para que no tengamos que utilizar equipos externos, LG ha incluido una potente barra de sonido junto con el panel.

La barra de sonido que incluye el LG OLED W8 ofrece un sistema de sonido con 4.2 canales y una potencia máxima de 60 vatios. Está equipada con tecnología Dolby Atmos, un sonido envolvente de 360º que ya podemos disfrutar en algunos servicios de streaming.

El LG OLED W8 es súper delgado. Es un televisor que tiene un grosor de poco más de 3 milímetros, ligeramente flexible y que se puede “pegar” a la pared.

Todas las conexiones del televisor se trasladan a la barra de sonido externa. Se consigue así dejar solo el panel, que se comunicará con la barra de sonido mediante un discreto cable.

Por otro lado, el sistema especial de imanes permite colocar el televisor con una separación a la pared de pocos milímetros. Quedará incluso más pegado que cualquier cuadro.

MÁS TITULARES DE Ciencia y Computación