SOCIALES    

Monseñor Accattino celebró el Día del Papa

El representante de la Santa Sede en nuestro país, monseñor Angelo Accattino, ofreció una recepción social en los jardines de la Nunciatura Apostólica, con motivo de celebrar el Día del Papa”, en el sexto aniversario de pontificado del Santo Padre, Francisco. Fue la primera actividad social organizada por el Nuncio, quien llegó a Bolivia hace seis meses

El anfitrión recibió el saludo de representantes de Gobierno, del prelado, de organismos internacionales y embajadores de diversos países. Seguidamente, les dio la bienvenida en un elocuente discurso y recordó que es una tradición celebrar el Día del Papa en las festividades de San Pedro y San Pablo.

Monseñor Accattino recordó que el 13 de marzo de 2013, el humo de la tercera fumata en la chimenea de la capilla sixtina anunció al sucedor de Benedicto XVI, el Cardenal Jorge Mario Bergoglio, SJ, Arzobispo de Buenos Aires.

Respecto a las relaciones entre la Santa Sede y el Gobierno boliviano, monseñor Accattino resaltó los encuentros de amistad entre el mandatario boliviano y el Santo Padre. “Estas excelentes relaciones bilaterales necesariamente tienen que reflejarse en los lazos existentes entre el Gobierno boliviano y la Iglesia local, las buenas intenciones para seguir en este camino, donde siempre hay cabida para el mejoramiento, y estoy convencido de que las dos partes saben y sabrán progresar realizando importantes y duraderos proyectos conjuntos”, dijo a tiempo de reflexionar que Estado e iglesia son independientes en sus competencias, pero coinciden en el servicio a la sociedad en su conjunto. “Sin una efectiva y eficaz cooperación todo el bien que se podría hacer correría el riesgo de quedarse estancado”, añadió.

Finalmente, el representante de Su Santidad remarcó la responsabilidad de la Iglesia no sólo en los templos, sino también en las universidades, escuelas, clínicas y otras instituciones al servicio de la sociedad, especialmente a favor de los más necesitados.

El almuerzo ofrecido en la celebración fue preparado por las hermanas de la Nunciatura. Y el acto concluyó con un brindis y una despedida al embajador de Egipto, Hesham Hassan Ahmed.