Femenina    

Estética

Cuida tu piel, el sol tiene efectos nocivos

Nadie duda de los beneficios que tiene el sol, en particular, por su acción antidepresiva y, más aún, porque sintetiza la vitamina “D” en los huesos, pero tampoco se debe olvidar los efectos nocivos que causa la exposición prolongada a estos rayos, que más allá de un simple bronceado provoca daños en algunos casos irreversibles en la piel.

En particular, las personas que tienen tez clara son mucho más propensas a las alergias solares, como también las que han sido sometidas a tratamientos dermatológicos. Por este motivo es esencial entender los efectos de los rayos UVA y UVB a fin de evitar el daño solar.

“Los rayos ultravioleta (UVA) son los responsables de la pigmentación inmediata de la piel (bronceado), pues penetran con menos profundidad en ella y causan enrojecimiento, manchas y envejecimiento precoz en la dermis. Su intensidad aumenta en verano sin importar que esté nublado”, explica el médico estético de Novabelleza Gonzalo Bailey.

En cambio los rayos UVB, son más intensos de los ya mencionados, porque afectan al ADN de las células, que están ligados a más

del 60 por ciento del cáncer de piel. Causan también quemaduras en la dermis y el aumento del grosos cutáneo.

“El fotoenvejecimiento no sólo tiene que ver con lo estético a nivel celular, sino que la piel no tiene defensas frente al medio ambiente, entonces será más propensa a quemaduras solares, se irritará con mayor facilidad y provocará su hiperqueratosis, es decir, el engrosamiento con la aparición de pequeños cúmulos de piel”, reitera Bailey.

Los rayos solares pueden llegar a ser muy dañinas, pues son capaces de atravesar las ventanas, la ropa liviana, el parabrisas y penetran en la epidermis. Al no tener ningún síntoma que alerta sobre el daño causado, con el tiempo esto llega a provocar un tipo de cáncer de piel muy agresivo conocido como el melanoma.

MANCHAS

Respecto a la diferencia entre las manchas provocadas por el sol y las que aparecen por daño en el hígado, el médico señala que el 98 por ciento de las manchas provocadas por los rayos solares son de color oscuro, en relación con la segunda que es amarillenta.

“Por ejemplo, en las embarazadas existe una secreción hormonal más fuerte, que es fotosensibilizante, es decir, que esa piel absorbe mayor radiación ultravioleta, razón por la cual hace que la piel se manche. A esto se suma el uso de anticonceptivos que acentúa la aparición de manchas, contrariamente de las personas que nunca usaron”, asegura el médico estético.

Algo similar sucede con las personas que tienen pecas de nacimiento, tanto varones como mujeres, el exceso de exposición al sol hace que estas pequitas se acentúen aún más y con los años éstás se llegan a convertir en manchas más pronunciadas debido a que estas pieles son mucho más sensibles, dice el especialista.

“En el caso de las personas de la tercera edad, su piel comienza a mancharse con mayor facilidad, pues ya no tienen la misma defensa que antes, su dermis es más delgada, está deshidratada, la cuidan menos frente a las agresiones del medio ambiente y porque corresponden al tipo de piel 4”, agrega Bailey.

QUEMADURA SOLAR

La exposición prolongada a los rayos solares provoca la quemadura solar, que tiene diferentes grados que van de lo leve, moderado a severo, dependiendo de cómo sea tratada en principio, su restablecimiento será total, pero en otros casos es irreversible.

En principio, los primeros signos de quemadura no aparecen en unas horas, sino que el efecto total suele tardar en aparecer hasta 24 horas y entre los posibles síntomas están:

1.- Una piel roja y sensible que está caliente al tacto (primer grado)

2.- Ampollas que aparecen en horas o días después (segundo grado)

3.- Una reacción grave es la alergia al sol que a veces incluye fiebre, escalofríos, náuseas y erupción cutánea.

4.- Se escama la piel en las áreas quemadas por el sol después de varios días.

PREVENCIÓN

La manera de protegerse es el uso de protector solar en caso de una exposición prolongada al sol, unas 4 veces por día y dependiendo si se trata de niños o adultos. Tomando en cuenta que dicha protección dura un promedio de 3 horas y luego se debe volver aplicar, en particular de 10:00 a 14:00, cuando la radiación es más fuerte.

“El sol hace que la piel envejezca prematuramente sin importar la edad, se puede ir a playas o asistir a eventos al aire libre, pero hay que cuidarse de la exposición prolongada y, en lo posible debe alternarse con lugares de sombra. Más aún si se tiene una piel clara que por lo general es muy sensible”, dice Bailey.

A continuación algunos consejos para cuidarse:

- Evitar el sol a mediodía

- Elegir el factor de protección solar adecuado

- Calcular el tiempo de la exposición al sol

- Usar el suficiente protector solar cada cierto tiempo

- Esperar de 15 a 20 minutos para que el protector actúe

- El uso de mangas largas

- No olvidarse del uso de gafas para el sol

María de los Ángeles Reyes

MÁS TITULARES DE Femenina