ECONOMÍA    

Críticas contrastan con optimismo gubernamental

Dos expertos advierten estancamiento productivo en sector hidrocarburos

• Analistas plantearon cuestionamientos en torno a la política hidrocarburífera del país y los resultados alcanzados luego de 12 años de gestión del Gobierno

Después de más de 12 años de la nacionalización de los hidrocarburos, la producción de gas natural y de líquidos se estancó y la fragilidad del sector se hizo más evidente, ya que en el período indicado el dinamismo y las inversiones mermaron, según dos analistas consultados del sector energético.

Boris Gómez Úzqueda y Mauricio Medinaceli, consultores energéticos privados, formularon criterios respecto del desempeño del sector hidrocarburos y ambos coincidentemente, manifestaron que la producción no se incrementó, tanto líquidos como en gas. A ello, sumaron el desconocimiento de las reservas por casi cuatro años, lo que puso de parte de los dos mercados de exportación (Brasil y Argentina) reparos sobre la viabilidad de nuevos contratos.

Medinaceli refirió dos niveles que deben preocupar a los mercados y autoridades. El primero, relativo al desconocimiento de las certificación de reservas de gas, y el segundo, la ausencia de incrementos en la producción de líquidos.

CERTIFICACIÓN DE RESERVAS

Sin embargo, hace un par de semanas el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, informó que ya se seleccionó la empresa que se encargará de la certificación de reservas y que el informe estaría para mayo de la presente gestión. Estas declaraciones fueron realizadas en radio Patria Nueva.

Medinaceli, en cuanto a la producción de líquidos, dijo que esta situación obliga mayores importaciones de diésel, y de acuerdo con datos oficiales dichas compras crecieron en valor y en volumen, demandando de las arcas del Estado cuantiosos recursos.

Sin embargo, el Gobierno informó que las importaciones bajaron en los últimos años, pero se debe a los precios del crudo, que entre 30 a 40 dólares el barril, pero ahora se recupera el valor y ello podría incrementar el presupuesto destinado para la importación de carburantes y lubricantes.

El entrevistado también observó que la presencia de subsidios agravó la compleja situación del sector, en especial del diésel, y que anuncia que en el futuro la situación se tornaría más difícil.

PRODUCCIÓN

Por su parte, Gómez Úzqueda afirmó que no hubo crecimiento en la producción de gas, y advirtió un estancamiento, ya que –en su criterio– el país debería estar produciendo en el orden de 80 millones de metros cúbicos día (Mmcd) y los datos refieren que es menor a 60 MMcd.

Hace un par de años, las autoridades indicaron que la producción llegó a 60 MMmcd, y ahora está por debajo de esta cifra, y las autoridades señalaron que la producción está de acuerdo a la demanda (nominaciones del Brasil y Argentina), sin embargo, cuando el año pasado, Argentina requirió más gas para invierno, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) no pudo tender incluso demanda adicional.

MERCADOS

En cuanto a los mercados, Gómez afirmó que en 10 años de no se conquistaron nuevos mercados, y el país sigue “encadenado” a la demanda de Brasil y Argentina, acordados por gobiernos del pasado reciente.

Al respecto, Medinaceli señaló que la truncada exportación del Gas Natural Licuado (LNG) a mercados de ultramar, puso a Bolivia contra la pared, ya que al presente depende de dos mercados, referidos anteriormente, y quienes han empezado a invertir para cubrir su demanda interna en función también de la oferta mundial.

SOLICITUD CERTIFICACIÓN DE RESERVAS

El entrevistado señaló que el embajador de Argentina Normando Álvarez habría solicitado certificación de reservas, pero la pasada gestión Brasil también lo hizo, y dijo que resulta una condición indispensable que un comprador condicione ese requisito para tener certeza sobre el futuro abastecimiento. Al menos a así lo planteó a los medios de comunicación el embajador Álvarez.

“La certificación de reservas no es otra cosa que un estudio ejecutado por una compañía internacional que dé certeza energética al mercado brasileño”, reflexionó a tiempo de recordar lo que sucedió con el mercado de Cuiabá, Brasil, al cual se le cortó el suministro.

MÁS TITULARES DE ECONOMÍA