Bolivia Agraria    

No es una broma, las abejas se están extinguiendo y nosotros seríamos los siguientes

“Si la abeja desapareciera del planeta, al hombre solo le quedarían 4 años de vida”. Albert Einstein

(Abril 6-17) El ser humano tiende a olvidar el delicado equilibrio que guarda con el resto del planeta y con los seres que habitan en ella. Uno de los mejores ejemplos de ellos son las abejas. Desde hace casi tres décadas sabemos que están muriendo, aunque aún no sepamos al 100% por qué. Las consecuencias pueden ser catastróficas.

Además de la miel, una de las funciones esenciales para el ser humano de las abejas es la polinización. Gracias a la polinización una de cada tres comidas que el hombre consume es posible por obra y virtudes de las abejas. Si las abejas desaparecen, con ellas se irían multitud de plantas que dependen de ellas y detrás, asolados por el hambre, probablemente los seres humanos. Se estima que el valor en dólares de la comida que producen las abejas es de 262 mil millones de dólares.

CON O SIN ABEJAS

No sólo la comida que comemos nosotros, también la comida que consume el ganado y los animales que utilizamos para consumo humano, agravando el problema. Y lo peor: como advierten varios estudios el sistema está entrelazado de una manera tan compleja que por un lado resulta muy complicado estimar y calcular las consecuencias de un posible colapso y por otro lado averiguar las posibilidades que dicho colapso se produzca en primer lugar.

Las abejas silvestres, las mariposas y muchas otras especies polinizadoras de plantas van camino a la extinción, alarman los científicos, lo que podría dar lugar a enormes problemas de abastecimiento de alimentos en el mundo, informa la cadena CBC News, citando un informe científico elaborado por la ONU.

Los autores del estudio señalan que alrededor de 20.000 especies de polinizadores juegan un papel clave en el abastecimiento de frutas, verduras, café y cacao para la humanidad. La mayor preocupación de los científicos es la situación de invertebrados como las mariposas y las abejas. “Estamos en un período de declive, y las consecuencias no harán sino empeorar”, afirma el director del Centro de Investigación Agroambiental de la Universidad de Reading (Reino Unido), Simon Potts. (lavozdelamadretierra.com) 

MÁS TITULARES DE Bolivia Agraria