ECONOMÍA    

Crece bombeo de crudo de EEUU y se desploma Pdvsa

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha confirmado en el informe mensual de febrero que la producción de Venezuela ha caído en picada en los últimos meses y que el bombeo de shale oil (petróleo de esquisto) en EEUU está creciendo al mayor ritmo de los últimos años. Por otro lado, la OPEP pronostica una mayor demanda de petróleo para 2018, lo que podría ayudar a sostener los precios.

La OPEP ha producido 32,3 millones de barriles en enero de 2018, una caía de 8.000 barriles al día respecto al mes anterior y un dato que queda por debajo del límite de 32,5 millones de barriles (mbd) acordado en Viena dentro del plan de recortes del cártel.

Venezuela ha reducido su producción en 47.000 barriles diarios desde diciembre de 2017, pero si se analizan los datos, la caída de la producción ha sido de casi 400.000 barriles desde el segundo trimestre de 2017, cuando la industria del país produjo de media 1.964 millones de barriles al día.

MUERTE LENTA

Esta situación es el reflejo de la lenta muerte que se está viendo en la industria del país. Los bajos niveles de inversión, la falta de maquinaria adecuada, la escasez de personal cualificado y los bajos precios del crudo en los últimos años han sido un desastre para el país.

Aunque los precios del crudo se han recuperado en los últimos meses, es poco probable que se produzcan cambios en la producción de Venezuela debido al escaso movimiento político y económico.

Venezuela es uno de los países que presenta un mayor ‘breakeven externo’ en la producción de petróleo, es decir que su producción está en punto de equilibrio y -por tanto- no tiene ganancias. Este concepto determina el precio que tiene que alcanzar el crudo para que un país logre cierto equilibrio en su cuenta corriente y tenga reservas de divisas suficientes para realizar las importaciones que se demanden.

Para lograr esta situación, Venezuela necesita que el barril de oro negro ronde los 100 dólares.

En el lado contrario se encuentran Libia, Irak y Nigeria que han compensado parte de esa caída de la producción en Venezuela de los últimos meses. Nigeria está produciendo ahora 1.819 mbd frente a los 1.594 mbd del primer trimestre de 2017.

PREVISIONES

La OPEP ha corregido hoy al alza su previsión sobre la demanda mundial de crudo en 2018 al cifrarla en 98,60 millones de barriles diario (mbd), 90.000 mbd más de lo calculado hace un mes, “en reflejo de la positiva perspectiva económica”.

Este cambio implica que el consumo de “oro negro” del planeta superará este año en 1,59 mbd (un 1,64%) al de 2017 (de una media de 97,01 mbd).

La revisión se basa en el “constante aumento de las actividades económicas” a nivel mundial, el incremento del uso de combustible en el sector del transporte impulsado por las crecientes ventas de vehículos en Estados Unidos, China e India, “así como los proyectos expansivos en el sector petroquímico”, precisa el documento.

No obstante, la OPEP advierte que la demanda petrolera tiende a verse limitada “por una serie de factores” relacionados sobre todo con los esfuerzos para reducir el calentamiento global.

Entre esos elementos destaca la paulatina sustitución de los combustibles fósiles por otras energías alternativas en los países más industrializados, las medidas para mejorar la eficiencia energética y la reducción de los subsidios al sector.

También “se espera” que la digitalización y el desarrollo tecnológico en varios sectores conllevará un freno “relativo” del consumo de crudo. No obstante, “se prevé que, al menos a corto plazo, continuará la estrecha correlación entre el crecimiento económico y la demanda petrolera”.

En este contexto, la OPEP recuerda que, debido a la recuperación de la coyuntura mundial, el aumento acumulado del consumo de crudo entre 2015 y 2017 alcanzó los 5 mbd.

En cuanto a la oferta, mientras la organización y otros diez aliados, entre ellos Rusia, prevén cumplir con el compromiso de mantener limitados sus suministros hasta fines de 2018, se prevé que varios de sus rivales, sobre todo Estados Unidos, Canadá, Brasil y Reino Unido, abrirán sus grifos.

PETRÓLEO AJENO

El mayor aumento provendrá de EEUU que, con un bombeo de 10,6 mbd de media –un 9,09% más que en 2017– continuará este año reduciendo su dependencia de las importaciones extranjeras gracias, sobre todo, a la explotación del petróleo de esquisto o lutita.

MÁS TITULARES DE ECONOMÍA

Crítico sector externo

Disminuida renta petrolera

Críticas contrastan con optimismo gubernamental

Dos expertos advierten estancamiento productivo en sector hidrocarburos