CULTURAL    

INTELIGENCIA EMOCIONAL

Meditación para usar la fuerza de los pensamientos para satisfacer nuestras necesidades interiores

Eduardo Kucharsky Asport

”El no animarse a pedir ayuda para resolver un problema familiar hace que la familia se mantenga en estado de deterioro y de consecuencias negativas que con el tiempo se van manifestando”

Como los pensamientos que vamos pensando a diario se van manifestando en nuestra vida, en nuestra experiencia y en nuestra comunicación familiar, se hace necesario encontrar uno o más momentos necesarios en nuestra vida para poder pensar los pensamientos que queremos que se vayan manifestando en nuestra experiencia personal.

Yo suelo hacer está meditación o ejercicio mental en cualquier momento en que tenga una oportunidad o un espacio de tiempo libre: simplemente cierro los ojos y pienso el siguiente pensamiento: “me gusta vivir en paz”, luego espero diez segundos aproximadamente y vuelvo a pensar ese mismo pensamiento y me mantengo haciendo eso durante un minuto aproximadamente y cuando decido concluir el ejercicio, simplemente abro los ojos y continúo con mis actividades normales.

El resultado de la práctica regular de este ejercicio mental proviene del pensamiento que pienso de manera regular y se manifiesta en mi mundo personal y fundamentalmente en mi propio hogar.

Otro ejercicio que suelo hacer me permite activar la función mental para poder olvidar todos los recuerdos de carácter negativo que ya no me sirven para ser feliz, de la misma manera que en el ejercicio anterior, sólo cierro mis ojos y comienzo a pensar el siguiente pensamiento: “el placer de olvidar los recuerdos negativos que ya no me van a servir para ser feliz”.

Esta segunda afirmación se la debe hacer de la siguiente manera: sincronizando con la respiración y con los ojos cerrados se debe pensar el pensamiento en cada exhalación y al cabo de uno o dos minutos, la paz interna y la relajación que produce se los percibe con mucha claridad y de alguna manera, el resto de nuestro día de vida, comienza a volverse armonioso, tranquilo y feliz.

Como las palabras y los pensamientos son fuerzas creadoras que se van manifestando en nuestra vida, podemos utilizar el poder de dichas palabras para que se manifiesten como condiciones, como circunstancias y como reales momentos de aprendizaje donde descubrimos que la palabra depresión produce un efecto diferente de la palabra vitalidad, la palabra culpa produce un efecto diferente de las palabras avance y mejoramiento.

Como podrá apreciar nuestro querido amigo o nuestra querida amiga el significado de las palabras es la fuerza que se manifiesta en nuestra experiencia familiar y el tipo de comunicación que utilizamos es la fuerza maestra que si es manejada conscientemente, puede permitir a la familia y a sus individuos tomar consciencia de sus estados negativos y sus desventajas y tomar conciencia también de la posibilidad de elegir una actitud positiva y una actitud amable y amorosa para poder tener una charla familiar con todos los miembros de la familia cada semana que no sea muy extensa pero que sea práctica para tratar los problemas de la familia y el tema de las soluciones y de esta forma van apareciendo las actitudes de responsabilidad, de pertenencia y de amor a la familia; nos vemos en el artículo de mañana.

Si desea tener una conversación con el autor o una consulta acerca de cualquier problema de su vida,  llame a los teléfonos del encabezado  (72513317-2488284), los problemas sólo se resuelven cuando se los afronta con seguridad.

MÁS TITULARES DE CULTURAL