Femenina    

Historia

¿Por qué usamos máscaras en carnaval?

Tamara Maneiro

Las máscaras se han utilizado desde la antigüedad con fines prácticos y ceremoniales. Los griegos, los egipcios y los romanos fueron los artífices de este complemento. Durante la Edad Media, había mucha afición por los disfraces y las máscaras, no obstante, su mayor apogeo llegó con el Carnaval de Venecia.

La máscara es uno de los elementos más conocidos en el carnaval veneciano, donde los niños tienen la última palabra, ya que son los encargados de elegir la máscara más bella de toda la celebración.

TIPOS DE MÁSCARAS

Las célebres máscaras venecianas estaban realizadas en cuero o con papel maché. Las originales eran simples en su diseño y decoración.

Actualmente son muy elaboradas, contienen gran cantidad de plumas y pedrerías, y las de los niños están inspiradas en los clásicos dibujos infantiles.

Aún así, a lo largo de la historia han aparecido distintas clases de máscaras:

- La Bauta: es una máscara que cubre todo el rostro y derrocha color dorado a raudales. Aunque en un principio cubrían todo el rostro, se pueden encontrar Bautas que cubren sólo hasta la nariz y las mejillas y que permiten hablar, comer o beber con facilidad. Son muy indicadas para los niños, ya que les deja expresarse con cierta libertad.

- La Moretta: es otro tipo de máscara, pero a diferencia de la bauta, ésta tiene forma de óvalo y está decorada a base de terciopelo negro. La máscara suele rematarse con un velo. Es la máscara favorita de las niñas, ya que el velo hace que luzcan como auténticas princesas de cuento.

- La Larva: es la más tradicional de todas en el carnaval veneciano. Es de color blanco y su forma recuerda a la tradicional máscara que suelen llevar los disfraces de fantasmas, los payasos o los graciosos arlequines. Con tanta variedad de máscaras, ¡no hay excusa que valga para no llevar una máscara estos Carnavales!

MÁS TITULARES DE Femenina