EDITORIAL    

Cuestiones militares en América Latina

Los asuntos de carácter militar en América Latina se convirtieron en tiempos recientes en temas de segunda importancia y, en gran parte, los militares se replegaron a sus cuarteles de invierno para dedicarse a sus labores específicas. Varias dictaduras militares fueron desplazadas por gobiernos elegidos por el voto popular, retornándose al orden democrático. Pero las apariencias engañan.

En semanas recientes emergió la crisis venezolana producida por el hambre y escasez de artículos elementales para sobrevivir, hecho que devino en una “crisis humanitaria” y una situación revolucionaria, que hizo emerger el rumor de una invasión de Estados Unidos, con respaldo de unas cincuentas naciones que reconocieron a un Presidente elegido por el Congreso para sustituir a Nicolás Maduro, considerado como gobernante ilegal e ilegítimo.

Dicha invasión nunca se produjo.

Esa crisis actualizó el asunto militar en la región y se puso al descubierto que otro tipo de invasión de hecho se estaba produciendo por parte de políticas cubanas en algunos países de América Latina, como Brasil, Bolivia, Venezuela y otros, forma de invasión silenciosa y más efectiva que el de tropas armadas, aviones y tanques. Esa invasión silenciosa por parte de ejércitos de ocupación estaba encubierta por un manto de silencio y hasta de aprobación.

En efecto, se denunció que nada menos que 22 mil cubanos se instalaron en Venezuela, otros 20 mil “combatientes” de las FARC de Colombia se establecieron en los valles venezolanos y miles de terroristas de Hezbolá se instalaban en varias ciudades de ese país.

Por otro lado, Brasil, que permitió el ingreso de un “ejército” de “médicos y enfermeras”, en una invasión velada bajo el título de “fuerza humanitaria”, decidió poner fin a la presencia de esa hueste en su territorio, dándole oportunidad de retornar a su país. Al mismo tiempo, se comprobó que muchos de esos “profesionales” no tenían ni el menor título. Un tipo de invasión de esa naturaleza también se registra en Bolivia con unos cinco mil “médicos”, etc. que no dejan de cumplir funciones políticas.

En ese proceso, el Presidente brasileño opinó que “la democracia y la libertad solo existen cuando las respectivas fuerzas Armadas así lo quieren”, versión que fue aclarada por el vicepresidente brasileño que afirmó que “Lo que el Presidente dijo es que donde las Fuerzas Armadas no están comprometidas con la democracia y la libertad, estos valores mueren. Es lo que pasa en Venezuela”.

El rumor de una invasión de EEUU a Venezuela sirvió para hacer un escándalo, mientras se guarda silencio absoluto sobre la subrepticia invasión de “médicos” comunistas a América Latina.