OPINIÓN    

¿Los políticos nos ven las canillas?

Jorge Villanueva Suárez

En nuestro ambiente popular, cuando alguien comenta así: “nos están viendo las canillas”, quiere dar a entender que todos tenemos poco entendimiento de lo que ocurre en nuestro alrededor, o simplemente, que somos unos tontos de capirote.

La risueña frase viene al recuerdo en relación con repetidísimas noticias que denuncian hechos de corrupción administrativa, estafas, negociados, sobreprecios, “lavados” y toda una serie de hechos negativos que están (o estarían) ocurriendo no sólo en nuestro país, sino en otros de América, Europa y Asia,

Gobernantes, parlamentarios, ministros, alcaldes de provincias y muchos otros “pinches” de la politiquería, son denunciados públicamente sobre hechos a cual más escandalosos en cuanto a apropiación indebida de dineros estatales, depositados éstos en cuentas particulares o “ahorrados” en grandes instituciones bancarias que guardan el secreto de nombres y apellidos de los “vivísimos” depositarios.

En varios países ya son repetitivas las noticias sobre condenas de cárcel para esos políticos que ya dejaron de gobernar y ahora se enfrentan a jueces increíblemente imparciales que hacen honor a la Justicia, algo que no ocurre en otros sitios donde esa aludida Justicia todavía “está en pañales” y muchas veces sometida a partidos políticos o gobiernos autoritarios.

LA DIOSA “TEMIS”

Todo este triste panorama nos hace pensar que la escultura que representa a “Temis”, diosa de la Justicia, no corresponde a la realidad y que en uno de los platos de la balanza que porta orgullosa, debería figurar el nombre del partido político gobernante o… simplemente un voluminoso paquete de dinero (preferentemente dólares americanos). A esa increíble realidad hemos llegado.

¿Ese y no otro será el motivo para que en universidades privadas y públicas exista un elevado número de postulantes a las facultades de Derecho? Es tanta la afluencia de alumnos que entre esos aspirantes figuran jubilados, economistas, auditores, maestros de escuelas y colegios, militares, policías y muchos otros profesionales (¿?).

¿SOMOS TONTOS?

Sacando conclusiones sobre todo lo anteriormente comentado, nos permitimos realizar la siguiente pregunta: ¿es que los políticos encumbrados por el voto de ciudadanos inocentes y crédulos, nos consideran como a unos tontos? ¿Es que realmente el electorado aún no se ha dado cuenta de que con nuestros votos “legalizamos” la actuación de esos políticos que cometen actos ilegales?

LOS HONRADOS (O ILUSOS)

Los ciudadanos honrados (o ilusos) que no se dedican a la actividad de la política militante, tienen (tenemos) que cumplir ciertos requisitos legales en el transcurso de nuestras vidas: estudiar en escuelas, colegios, normales, universidades u otras instituciones para obtener un título profesional y así poder realizar alguna actividad que garantice la subsistencia nuestra y también familiar.

Muchos de esos políticos “vivos” denunciados por sus actos reprochables no han cumplido esos requisitos legales de los honrados (ilusos) y sin embargo tienen el privilegio de ocupar altos cargos administrativos y “nadar en plata” ($$$).

“CANILLAS”

Entonces, una vez más surge la pregunta: ¿Los políticos “nos ven las canillas”?, queremos decir: ¿nos ven con cara de tontos? Usted tiene la palabra.

MÁS TITULARES DE OPINIÓN