OPINIÓN    

La Unión de Militares del sector pasivo y otros puntos

Luis Aguilar Peñarrieta

Es necesario incursionar en algunos temas que requieren un sacudón, para que su desarrollo sea coherente y, por ende, el funcionamiento de una entidad sea beneficioso para sus afiliados y además que puedan aunar esfuerzos para salir con soluciones en sus entornos. Esta vez voy a dirigirme a uno de los entes que tenía fuerza dentro de los organismos que los tutelan, en cuanto a las obligaciones y el cumplimiento de objetivos de creación de quien los protege.

La Unión de Militares del Servicio Pasivo, las de nivel nacional y departamentales, dan la impresión de que solo son entes figurativos y que no luchan por salvar a la entidad que los cobija (Cossmil), y que se dejan manipular por informes que no tienen peso en función de los beneficios que tienen que percibir (ellos y sus derecho habientes). Seguramente se molestarán por la presente nota, pero es necesario que alguna vez alguien oriente los hechos.

Primero, lo que hizo la Ley de capitalización principalmente es fraccionar esa unidad. Rompió con los más elementales principios de la Unión; segundo, los jubilados de Senasir son los que más relación tienen con su asociación, mientras que los del Sistema Integrado se alejan de su organismo, sea porque no entran en las directivas o por no aportar lo mínimo de su renta para la marcha de la misma; desaparece la obligación de pertenecer a su entidad; tercero, si nos damos cuenta, según pasan los años menos son los integrantes, por los efectos naturales, el fallecimiento de un número de miembros, lo que significa que poco a poco se extinguirá la Unión, y esto puede ser extensivo a las Asociaciones de Suboficiales.

Debería haber un acuerdo entre ambos sectores de jubilados y constituir un organismo, aunando a todos los jubilados, ya sea de Senasir y Sip, esto fortalecería a la entidad, y pensando en grande podrían exigir en la Junta Superior de Decisiones paridad de integrantes, con la finalidad de tener la fuerza suficiente para normar con más conocimiento las actividades de ese organismo colegiado, solucionando problemas serios, como el que actualmente tienen, respecto a uno de los beneficios que de pronto desean eliminarlo, por falta de aportes del sector pasivo, para cumplir con la Ley Nº 11.901.

Creo que las Uniones y Asociaciones no deben dormir, se supone que cuando ingresan en calidad de pasivos, ya han hecho conciencia de que no es fácil que se imponga medidas que no condicen con la realidad en que se desarrollan las actividades, porque según pasan los años, tienen que darse cuenta de los errores, ya que en algunos casos ellos mismos fueron los actores, cuando ejercían sus actividades antes del pase a la situación pasiva.

El problema por el que atraviesan en cuanto al capital asegurado es delicado, porque según tengo entendido, en lugar de 30 sueldos o rentas, solo los estudios alcanzarían a un 50% o menos y ¿tendrán que aceptar ese imposición?, creo que no. De otra manera, sin un planteamiento sólido se pensará que los cargos en la Unión seguirán siendo figurativos y su paso por esa entidad será insustancial.

Ahora bien, la solución a su problema no es reducir el monto que señala la ley, la solución está en tener habilidad y conocimiento sobre cómo obtener mayores recursos para solventar las necesidades, sin recurrir a las rentas o exigir mayores aportes, sino ver una nueva fuente que defina en todas sus formas uno de los beneficios más importantes, sabiendo que es el sostén de la familia cuando se llega al final.

Tengo entendido que se está haciendo muy buenas inversiones en cuanto al sistema de salud, con una serie de equipos muy necesarios y urgentes. En ese capítulo es bueno saludar y felicitar a sus ejecutivos, los hospitales militares deben avanzar en cuanto a la realidad del problema de salud para salvar vidas, acto muy bueno.

Pero es también urgente que algunas autoridades sepan obedecer leyes sobre el sistema de aseguramiento y protección a quienes tengan el seguro de salud, dispuesto por la entidad que regula hasta ahora el sistema, sean éstos militares o civiles, hecho que depende de la última entidad a la que aportan. No sería bueno que malogren los logros, muy bien obtenidos, con majaderías, por desconocer algunas disposiciones legales que desean imponer, por caprichos de alguien y quiera eliminar una afiliación legal, hecho que puede originar serios resultados.

MÁS TITULARES DE OPINIÓN