Cine Mundo    

Hotel Transilvania: Monstruos de vacaciones:

Drácula busca el amor en un crucero

¿Preparándose para las vacaciones? No son los únicos. Así lo demuestran los personajes de Hotel Transilvania: Monstruos de vacaciones, con Mavis organizando un viaje en compañía de familia y amigos en un crucero de lujo para monstruos.

ARGUMENTO

Nuestra familia de monstruos se embarca en un crucero de lujo para que por fin Drac pueda tomarse un descanso de proveer de vacaciones al resto en el hotel. Es una navegación tranquila para la pandilla de Drac, ya que los monstruos se entregan a toda la diversión a bordo que ofrece el crucero, desde el voleibol de monstruos y las excursiones exóticas, a ponerse al día con sus bronceados de luna.

Pero las vacaciones de ensueño se convierten en una pesadilla cuando Mavis se da cuenta de que Drac se ha enamorado de la misteriosa capitana de la nave, Ericka, quien esconde un peligroso secreto que podría destruir a todos los monstruos.

SOBRE EL FILME

Hotel Transilvania: Mons-truos de vacaciones es la tercera de una saga de animación que sigue las aventuras de la excéntrica familia de monstruos.

En esta tercera entrega de la productora Sony Pictures Animation, la familia se va de crucero para que Drácula pueda tomarse unas merecidas vacaciones y abandonar por unos días su trabajo en el Hotel Transilvania, ese en el que los monstruos pueden relajarse sin que los humanos se inmiscuyan.

Pero, lo que no sabíamos es que para llegar al barco, primero deben hacer un viaje en avión.

La aerolínea N° 1 de Transilvania es, sin dudas, ¡la peor aerolínea del mundo! La tripulación de monstruos verdes no tiene ningún cuidado por los pasajeros. Los queman, los pisan ¡los pierden! Y, por más que Mavis lo intente, Drac no logra relajarse. ¿Quién lo haría en una situación así?

Todo va bien hasta que Mavis, a la que pone voz Selena Gómez, se da cuenta de que Drácula (Adam Sandler) se ha enamorado de la capitana humana de la lujosa embarcación, Ericka (Kathryn Hahn), que guarda un secreto que podría ponerlos en peligro.

“La película trata realmente de la aceptación, de que todos somos iguales, seas un monstruo, un humano o un unicornio”, explicó a EFE, el director Tartakovsky. La idea surgió de una experiencia personal, cuando al término del segundo filme, Hotel Transilvania 2, sus suegros le sorprendieron con un crucero.

“Estuvimos encerrados en un barco durante una semana. Empecé a ver a las otras familias, las diferentes dinámicas, y me di cuenta de qué gran lugar para una familia de monstruos”, añadió el director, para quien todos los personajes en esta ocasión han empezado ya a crecer y a encontrar su propia voz.

Drácula “siempre cuidaba de todo el mundo” y ahora, añade, “está enamorado de la persona equivocada y Mavis tiene que adoptar el rol paternal y asegurarse de que su padre está bien”.

La película, según Tartakovsky, gustará tanto a pequeños como adultos, porque cuenta con muchos chistes que los mayores van a captar, pero también un ‘humor físico’ apto para todo el mundo, “tengas diez años o 35”.

EFE

MÁS TITULARES DE Cine Mundo