Ciencia y Computación    

Uber, oportunidad colaborativa para jóvenes

En Bolivia, más del 20 por ciento del total de socios conductores de Uber son jóvenes entre 18 y 25 años. Este importante dato lleva a la conclusión de que Uber se ha convertido en una interesante oportunidad de autoempleo juvenil en el país.

En el marco de lo que significa e implica la economía colaborativa, el Instituto de la Juventud, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz (GAMLP) y Uber realizaron el “Seminario de empleabilidad colaborativa”, un evento que contó con la asistencia de casi un centenar de jóvenes.

El taller fue desarrollado en dos partes. La primera estuvo a cargo de Ronald Siles, Gerente del Instituto de la Juventud, quien dio una charla explicativa de los conceptos básicos y alcances de la empleabilidad colaborativa en la actualidad y su vinculación con los jóvenes por ser estos quienes más expuestos están a las nuevas tecnologías, redes sociales y plataformas digitales.

“El Seminario Taller de empleabilidad colaborativa busca brindar a los jóvenes asistentes distintas herramientas para que los mismos puedan llevarlas a la práctica y de esa manera contar con alternativas de ingresos económicos no tradicionales que puedan ejecutarlas sin dejar sus estudios o deberes convencionales”, dijo Siles.

En la segunda parte, expuesta por Luis López, ejecutivo del equipo de Asuntos Públicos de Uber para la Región Andina, quedó manifiesta la rapidez y contundencia con la que los negocios de prestación de servicios de economía y empleabilidad colaborativa se han instalado en miles de ciudades del mundo a través de plataformas móviles de internet.

“Como en otros sectores, la idea principal de los emprendimientos colaborativos se basa en aprovechar el exceso de los recursos privados inutilizados. Uber entra en esta dimensión al utilizar los coches del parque automotor privado de los socios conductores y los conecta con personas que buscan trasladarse de un punto a otro reduciendo otros muchos coches en circulación” afirmó López. Una de las ventajas, apuntada en la norma vigente acordada con el GAMLP, es la posibilidad de que, no sólo el propietario del vehículo sea quien lo pueda conducir, sino también aquellas personas que no cuentan con un carro propio, por supuesto, con el debido registro del coche y filtro de documentos y antecedentes del socio conductor.

MÁS TITULARES DE Ciencia y Computación