SOCIEDAD    

Preso casi cuatro años

Jhiery Fernández salió de San Pedro

“Extrañaré a los amigos que hice en el penal, no sólo reos, sino también policías. Hice todo lo que pude para ayudarlos. Hay mucha gente necesitada”, relató el galeno al dejar el panóptico de San Pedro

Tras casi cuatro años de encierro, el médico Jhiery Fernández dejó ayer el penal de San Pedro, luego que la Sala Penal Tercera de La Paz le otorgó detención domiciliaria. Con una biblia en la mano y vestido de blanco, el galeno, con una mirada de esperanza, exclamó: ¡libre!, al cruzar la puerta del panóptico.

El 16 de diciembre de 2014, Jhiery Fernández ingresaba al penal de San Pedro, imputado de una supuesta violación a un infante de ocho meses, Oscar Alexander (nombre convencional), desde ese día pasó una odisea en busca de justicia. A pesar que los testigos alegaban y aseguraron la inocencia del médico, la justicia lo sentenció a 20 años de prisión, sin prueba suficiente y menos científica.

La fiscal Susana Boyán, a cargo de la investigación, el 10 de septiembre de 2018, pidió 30 años de cárcel para el galeno sin derecho a indulto, hecho que dio valor a Romel Cardozo para que el reciente 17 de septiembre saliera a luz una grabación de audio, en el que la presidenta del Tribunal Décimo de Sentencia, Patricia Pacajes, admitió que, en respuesta a presiones políticas y de sus superiores, había condenado a Fernández, sabiendo que era inocente.

¡LIBERTAD!

Al promediar las 14.00 horas de ayer, familiares, amigos y personas solidarias con el joven médico se dieron cita en inmediaciones de la cárcel de San Pedro, en pleno centro paceño, para esperar la salida del galeno.

Su madre, Norma Sumi, que todo este tiempo buscó justicia para su hijo, no contuvo sus lágrimas de alegría y agradeció a Dios por la libertad de su primogénito.

Los vehículos que pasaban por el sector tocaban su bocina y gritaban ¡Libertad para Jhiery!, ¡Fuerza Jhiery!

Al promediar las 15.15, se abrió el portón del penal y la gente empezó a gritar y lanzar flores al joven galeno, que estaba vestido de blanco, color que aporta paz, pureza emocional, además que el delantal blanco es un icono y sinónimo de médico.

En contacto con los medios de comunicación, el médico aseguró que lo primero que hará es estar con su familia, después de casi cuatro años de injusto encierro.

Para la ocasión, sus familiares prepararon picante surtido para celebrar la libertad de su “papito”, como siempre lo llamó Mary Zegales, una tía del galeno, quien con ansias esperaba que se abra el portón del penal.

“COMPARTIRÉ CON MI FAMILIA”

“Estoy feliz de volver a mi familia, de volver a compartir con mi mamá, mi papá, mis hermanos, tías”, dijo emocionado Fernández.

Jhiery expresó su fe en Dios y en la justicia, más no en los operadores de la misma, por todo lo que hicieron en su caso.

Recordó que se sometió a juicio como cualquier ciudadano, esperando una resolución justa, pero lo sentenciaron “entre gallos y medianoche”, cuando todos los testigos decían que él era inocente.

“Imagínense cómo me he sentido en el momento que me sentenciaron a 20 años de cárcel, siendo inocente. No sé los motivos o razones para que la Fiscalía se ensañe conmigo, yo sólo era un ciudadano común que trabajaba, tenía sueños de superación, tenía sueños de concretar una familia, tener hijos, una casa, pero de la noche a la mañana se desvanecieron. Aquí la Fiscalía buscaba un culpable, no la verdad”, apuntó.

EXTRAÑARÁ A AMIGOS

El médico dijo que extrañará a los amigos que hizo en el penal, no sólo reos, sino también policías.

Recordó que algunos uniformados, al escuchar las marchas que pasaban por el lugar, le decían que tenían ganas de abrir la puerta y dejarlo salir, para que se vaya con la muchedumbre.

“Los policías me decían: Doctor cuándo va a salir, sabemos que es inocente”, relató.

Manifestó, asimismo, que en la cárcel hay gente muy necesitada, con quienes compartió. “Pese a todas mis limitaciones, hice todo lo que he podido para ayudarlos, Dios sabe por qué me puso ahí. Dios sabe”, expresó, minutos antes de abordar el vehículo blanco en el que fue trasladado hasta su domicilio, donde desde la tarde de ayer cumple detención domiciliaria.

MÁS TITULARES DE SOCIEDAD