OPINIÓN    

Recuerdos de un notable músico

Domingo Loza Mujica

Muchos habitantes de La Paz, los amantes de la morenada en particular, han sentido congoja y dolor ante el fallecimiento del profesor y notable compositor de música nacional Andrés Rojas Quisbeth, ocurrido el pasado 5 de febrero.

Se fue el compositor de morenadas como “Lejos de La Paz”, “Morenos alegres”, “Jacha Moreno”, “Bailando Morenada” y “Moreno bandido”. Su vida fue fructífera y su inspiración musical enriqueció el acervo nacional. Con sus sentimentales morenadas despertó el espíritu de los bolivianos que piensan en la Patria y la aman incondicionalmete. Esa música del maestro Rojas ha traspasado las fronteras y ahora grandiosa llega al carnaval de Oruro.

Como maestro, Andrés Rojas trabajó en establecimientos educativos de la ciudad de La Paz y El Alto y en Achacachi fue director del Colegio Nacional Omasuyos.

Achacachi, donde desde niño vivió junto a su madre que había nacido allí, debe sentirse orgulloso por haber sido testigo de los primeros pasos de un reconocido músico que dio prestigio a la provincia Los Andes. Su música se expandió por la provincia Ingavi, Guaqui, Desaguadero, Tiahuanaco y Viacha. Recordamos que cuando visitó Guaqui, cuando se celebraba la festividad del Apóstol Santiago, se sentó en un escritorio y en un momento compuso una hermosa morenada, la cual constantemente es interpretada por la famosa banda Pagador de Oruro.

Varias veces llegó a la ciudad de La Paz, mostrando el ímpetu y fuerza del altiplano, soñando con el progreso de la juventud. Paz en la tumba del noble ciudadano que dejó muchos ejemplos de sencillez de alma. Que Dios lo tenga en su reino.

A esta noble trayectoria musical sumamos el constante eslogan patriótico de radio Panamericana: “Volveremos a los puertos del progreso” y no olvidamos el aliento intelectual de EL DIARIO, Decano de la Prensa Nacional.

MÁS TITULARES DE OPINIÓN