ECONOMÍA    

Previsiones 2018 del FMI

Bolivia podría crecer este año 4.3% a costa de reservas y déficit

El organismo internacional alertó a las autoridades bolivianas sobre el impacto negativo de la disminución de reservas y en el crecimiento del déficit fiscal estimado en 8.2 por ciento

Este año, la economía boliviana podría expandirse 4,3%. El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que, como ese crecimiento se debe en gran medida a la fuerte inversión pública y la expansión del crédito a las empresas estatales, existe un riesgo de que bajen las reservas y aumente el déficit fiscal.

Bolivia fue incluida por el organismo internacional entre las cuatro “economías ganadoras” en el informe que se conoció anoche y cuya proyección de crecimiento subió en los últimos meses.

Advirtió sin embargo que, “no se trata, por lo tanto, de las que más van a crecer en la región, ya que esa lista está liderada por República Dominicana”.

Bolivia ha tenido un crecimiento económico sostenido en los últimos años, que le ha permitido bajar la pobreza hasta cerca de un 40% y acumular abundantes reservas internacionales, señaló el informe.

ENTORNO ADVERSO

El FMI rebajó las expectativas económicas regionales por la recesión en Argentina y las dudas sobre Brasil. En medio de un escenario mundial desafiante -con la guerra arancelaria como telón de fondo- hay buenas noticias para algunos países latinoamericanos.

Empero sostuvo que el panorama para las grandes economías de América Latina, continúa ensombreciéndose. “La recesión en Argentina y las dudas sobre el futuro de Brasil hicieron que el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajara sus proyecciones de crecimiento económico para la región.

El optimismo dio paso a la cautela, luego que el organismo recortó la expectativa de expansión regional para este año a 1,2%, cuatro décimas por debajo de lo que calculaba en julio.

Y a nivel mundial, la economía crecerá solo 3,7%, también por debajo de lo que esperaba, con la guerra comercial entre Estados Unidos y China como telón de fondo.

“Si añadimos las importantes tensiones políticas de algunas regiones, estimamos que, incluso para el futuro más inmediato, la probabilidad de sorpresas desagradables sobrepasa la de que vayamos a recibir buenas noticias imprevistas”, dijo Maurice Obstfeld, economista jefe del FMI.

Para las mayores economías latinoamericanas, el organismo redujo su estimación: México (2,2%), Brasil (1,4%) y Argentina (-2,6%).

OTROS PAÍSES

En el caso de Perú, el organismo publicó en julio de este año un análisis que mira positivamente la recuperación del país, dado que en 2017 Lima pasó por dificultades y la pobreza aumentó levemente, por la influencia de desastres generados por la corriente de El Niño y los efectos del caso Odebrecht.

Si Chile crece 4% este año, como pronosticó el FMI, sería la tasa más elevada desde 2013. Esta previsión está en línea con la del Banco Central de ese país.

Pese a los buenos resultados, el FMI anticipa que la economía chilena se desacelerará en 2019 con un crecimiento de 3,4%.

La institución financiera dirigida por Christine Lagarde espera que ese país crezca este año 1,4%, cuatro décimas por debajo de lo que había previsto hace unos meses.

Además del factor político, la revisión a la baja se vio influida por el impacto que tuvo la huelga de camioneros en mayo, que afectó a prácticamente todos los sectores de la economía brasileña, especialmente la industria y los servicios.

MÁS TITULARES DE ECONOMÍA