NACIONAL    

Denuncian tráfico de pacientes en Unidad de Radioterapia

Las denuncias de corrupción en la unidad de Radioterapia del Hospital de Clínicas continúan sumándose, ahora se trata de tráfico de pacientes del nosocomio a consultorios privados y hasta la seguridad social, donde especialistas cobraron importantes sumas de dinero, por un tratamiento inconcluso que empeoró la salud de los enfermos.

Según relata un familiar de los pacientes, en 2009 detectaron a su papá cáncer de próstata, en ese entonces contaba con un seguro que cubría los gastos hasta la detección y no así el tratamiento, pero le permitía acceder al seguro de la Caja Nacional de Salud (CNS).

El paciente llegó hasta el Hospital de Clínicas, a la unidad de Radioterapia, dónde el especialista ofreció sus servicios particulares para realizar la terapia en el Hospital Obrero, para lo cual pagó al galeno alrededor de 300 dólares, por ocho sesiones de Radioterapia, sin embargo en la oportunidad se descuidó las recomendaciones de los cuidados posteriores al tratamiento.

Posteriormente, el paciente fue en calidad de asegurado, para retomar el tratamiento, ya que faltaban 15 sesiones, según la denuncia en las sesiones no hubo planificación ni responsabilidad para brindar el servicio de radioterapia.

Actualmente, el enfermo con cáncer presentó una fisura en la parte baja de la espalda, por lo que fue sometido a una colostomía (procedimiento quirúrgico mediante el cual se crea una abertura artificial en la parte exterior del abdomen), todo por la falta de cuidados del radioterapeuta.

“Hago la denuncia para que otros pacientes no pasen por lo mismo, por mi papá mucho no puedo hacer, lo único que me queda es alivianar su dolor en el tiempo que aún le queda de vida (…)”, lamentó.

No es el único caso de tráfico de pacientes que se denuncia, este medio accedió a un documento, en el cuál hace público un hecho similar. En febrero de 2017 una paciente diagnosticada con cáncer de cuello uterino acudió al Hospital de Clínicas, donde se le propuso realizar su tratamiento en la CNS para recibir una pronta atención.

La paciente accedió y días después comenzó su tratamiento que culminó el mismo mes, dónde canceló un total de Bs 5.000 al galeno, quien emitió un recibo por la cancelación, el especialista aseguró que la enfermedad terminal había sido detenida.

Tiempo después la paciente hizo conocer el deterioro de su estado de salud, al extremo de no poder ponerse de pie. La paciente, quien prefirió mantener su nombre en reserva, afirmó que el tratamiento debería durar siete semanas y no esperar seis meses, para culminarlo, como le aconsejo el especialista que la atendió.

Resignados los pacientes piden justicia y que los responsables asuman los gastos de los nuevos tratamientos y medicamentos que ahora deben iniciar, por la mala práctica profesional del especialista.

Asimismo, piden a las autoridades investigar los casos, con la finalidad que estos hechos no queden en la impunidad y no les ocurra a otros pacientes que luchan por vivir y tienen una familia por la cual responder.

MÁS TITULARES DE NACIONAL