Femenina    

NUTRICIÓN

Aliméntate según tu grupo sanguíneo

Existen 4 grupos sanguíneos el O, A, B y AB, y de seguro tú perteneces a alguno de ellos, pero lo que desconoces es qué alimentos le van mejor con tu tipo de sangre y por qué razón muchas personas a pesar de hacer dieta estricta no bajan ni un gramo, por el contrario, aumentan más rápidamente, en este artículo descubrirás las causas.

“La dieta según el grupo sanguíneo al que pertenezcas se basa en la relación que existe entre el sistema digestivo y el inmunológico, y en su capacidad celular y bioquímica de procesar los distintos alimentos como: carne verduras, frutas, granos, legumbres y cereales”, asegura la nutricionista Aline Reyes Caba.

Según la especialista, su importancia radica en que determinados alimentos afectan a ciertos grupos sanguíneos provocando a nivel gástrico una acidez en su Ph intestinal en el que van a proliferar bacterias, hongos y parásitos patógenos que no sucede en un medio alcalino, donde solo sobreviven las bacterias más beneficiosas para la microbiótica que es útil para la digestión y la asimilación de nutrientes.

“Cuando se consume alimentos que no son para un grupo sanguíneo determinado se arrasa con la microbiótica intestinal lo que hace que no se asimilen los nutrientes. Por otro lado hay productos con lectinas que aglutinan glóbulos rojos que hacen que se formen coágulos provocando mala circulación y, desde luego, no responden a tratamientos como: diabetes, hígado graso, colesterol, obesidad, etc.”, dice Reyes.

Hay personas que afirman que no adelgazan a pesar de no comer casi nada, pero comen ciertos alimentos que no son para su grupo sanguíneo y lo que hacen es acidificar su ph y aglutinar glóbulos rojos, en particular los de tipo A, que son muy propensos a padecer poliglobulia.

Cuando consumimos algo que no es para nuestro tipo de sangre, ataca al sistema inmunológico con la consiguiente propensión a contagiarse de ciertas enfermedades como resfrío, micosis y alergias que van desnutriendo la célula.

GRUPOS SANGUÍNEOS

El naturópata Peter D’Adamo fue el primero en investigar sobre este tema y afirma que el grupo sanguíneo es la llave que abre la puerta a los misterios de la salud, la enfermedad, la longevidad, la vitalidad física y la fuerza emocional. Así, el tipo de sangre determina su susceptibilidad a la enfermedad, los alimentos que se debería comer y cómo debería practicar ejercicio.

Tipo “O”.- Este grupo sanguíneo es universal y lo tiene la mayor parte de la población boliviana. Se debe comer alimentos de origen animal como carnes en todas sus variedades. Evitar el trigo, porque no digieren bien el gluten y contribuye a aumentar de peso. No se aconseja el consumo de panes, galletas y masas elaboradas con harinas blancas. No debe ser vegetariano, pero sí debe incluir en su dieta frutas, verduras, cereales y lácteos en menor cantidad, porque en su mayoría no son muy tolerantes a la lactosa.

Tipo “AB”.- Su aparato digestivo tiende a ser más frágil. Se trata de una combinación de los grupos A y B, se recomienda consumir carnes de res y pollo en menor cantidad. Los frutos secos como los ciruelos, uvas secas y maní no son bien tolerados por este grupo sanguíneo y puede provocarles alergias.

Tipo “A”.- Este grupo sanguíneo tiene origen asiático y su alimentación debe estar basada en cereales integrales y vegetales, puede ser vegetariano y consumir ocasionalmente carne de pollo o pescado, pero no carne de res, porque aglutina glóbulos rojos lo que puede provocar problemas de poliglobulia, hipertensión, diabetes y obesidad.

Por ejemplo: todo lo que es arroz integral, leguminosas, lentejas, porotos, maní, vegetales. Las carnes que mejor tolera son las blancas, pero esta debe ser consumida dos veces o menos a la semana. Pero debe tener un poco de cuidado con el tomate y el pimento morrón rojo, por lo demás no hay problema.

Tipo “B”.- Este grupo sanguíneo debe tener una alimentación basada en frutas en toda su variedad, lácteos y sus derivados (queso, yogurt, mantequilla, etc.). Evitar el trigo, porque no digiere el gluten y esto puede provocar que se acidifique el ph intestinal. Consumir carne de pescado y, en menor cantidad, carne de res; muy rara vez carne de pollo. Se aconseja el consumo de lácteos y vegetales. Los frutos secos como la nuez o almendra son muy beneficiosos si tu propósito es adelgazar.

MÁS TITULARES DE Femenina