Femenina    

EMPRENDIMIENTO

Repostería Alemana con Mónica Quevedo

Una de las características de la Navidad en Alemania es su repostería, que incluye deliciosos pasteles dulces de masa fina; simplemente con probarlos es imposible dejar de consumirlos. Son recetas que Mónica Quevedo ha tenido el cuidado de conservar a partir de ingredientes originales que son el secreto principal de su emprendimiento.

“Mi afición por la repostería nace hace tiempo cuando observaba cómo mi mamá elaboraba empanadas deliciosas. Pero fue solo hace 4 años que decidí incursionar en este rubro cerca de la época navideña, primero con mi círculo familiar, amistades y así comenzó a crecer debido a la calidad de los productos que elaboro”, recuerda Mónica.

Quevedo piensa que uno de los secretos principales no sólo está en las recetas alemanas que cuida celosamente, sino en el ingrediente principal, el amor que incluye en cada una de ellas. Sus pedidos comenzaron con 80 tortas y ahora sobrepasan las 200 y deben hacerse con anticipación para evitar que se agoten.

“La repostería alemana tiene una gran tradición y es un arte el elaborarlas de forma casera cuidando que los ingrediente sean exactos, la temperatura adecuada y el decorado navideño quede perfecto. Cada una de mis tortas están hechas con mucho amor y dedicadas a esta época en particular, que personalmente me encanta por la unión familiar que representa”, dice Quevedo.

Mónica asegura que para elaborar un producto en pastelería se requiere de mucha paciencia porque de lo contrario no sale bien. Entre los productos que prepara están: Weihnachtskuchen (torta de Navidad), Stollen (panetón), el Apfeltorte (tarta de manzana), Philadelphietorte (torta Philadelphia, torta de nueces, torta de capuchino y corona de plátano.

“Tengo la fortuna que mi pastelería no sólo es requerida en Navidad, sino todo el año y siempre tengo algo nuevo que ofrecer de acuerdo con los productos de temporada. Por ejemplo, en enero cuando abunda el choclo preparo humintas a la olla y hasta ahora no hay persona que se haya podido resistir a probarlas”, dice Quevedo.

LA GRAN VIRTUD

La repostería alemana no es la única virtud de Mónica, pues estudió gramática en Alemania lo que le permite ejercer como maestra de apoyo en la lengua germánica, ya que habla y escribe en ese idioma a la perfección. Cientos de niños y jóvenes le agradecen por haberles apoyado en la asignatura de alemán y guardan gratos recuerdos de ella.

“Yo amo a los niños y jóvenes, por esta razón se me hace tan sencillo el apoyarlos en alemán y a Dios gracias todos mis alumnos han vencido esta materia. El enseñarles es una bendición porque son como mis hijos, disfruto estar con ellos y aunque algunos son mayores me siguen recordando y abrazando cuando nos encontramos por la calle”, recuerda Quevedo.

Mónica afirma que el alemán le ha servido para trabajar no solo en repostería, sino en la enseñanza y traducción a este idioma. Lo ha tomado como una terapia que la aleja del estrés cotidiano que muchas veces se apodera del ser humano y lo enferma.

“Muchas veces el hecho de enfermarse causa depresión, pero en mi caso lo he tomado como un reto para hacer todo aquello que me gusta y que llena mi espíritu emprendedor. Tengo la suerte de contar con dos hermosos hijos que siempre me apoyan y un esposo que me adora”, enfatiza Quevedo.

EMPRENDEDORA

Como toda visionaria Mónica se ha puesto al día con la tecnología y ahora no solo promociona sus exquisitos productos de boca en boca como es la mejor publicidad, sino que tiene una página en facebook denominada Moni´s Bakery, donde se puede hacer reservas en los teléfonos 2718103 y 77797150.

Quevedo recordó que en Alemania el ambiente es muy romántico por la nieve que cae y cubre la ciudad con su manto blanco, la decoración con adornos artesanales de los árboles naturales y su deliciosa repostería dulce, es la que aplica también en esta época tan especial

MÁS TITULARES DE Femenina