Femenina    

Psiquiatria

Cómo nos afecta la bipolaridad

Al igual que un columpio, el trastorno bipolar tiene altibajos extremos en el cambio de humor del paciente. Estos episodios en los cuales la persona se siente triste o deprimida se alterna con otro momento de felicidad, malhumor e irritabilidad. Estos cambios afectan negativamente la relación con su entorno.

“La bipolaridad es un trastorno del espectro de las emociones que tiene una alta incidencia en hombres y mujeres. Es uno de los motivos de consulta más frecuente debido a los signos aparatosos y llamativos que presenta. Éstos con el tiempo se van deteriorando hasta requerir internación en su fase más aguda y una medicación prolongada”, explica la psiquiatra Rosario Martínez.

La especialista asegura que anteriormente se pensaba que este cuadro clínico se presentaba solo en la edad adulta, pero en la actualidad se habla del trastorno bipolar precoz, que puede presentarse entre los 8 a 10 años, en particular de tipo maníaco, y en la adolescencia hace su debut con cuadros depresivos.

“Se desconoce la causa exacta, pero se presenta con mayor frecuencia en parientes de personas que padecen dicho trastorno. La mayor parte de quienes tienen esta enfermedad no saben el motivo que provoca estos episodios de extrema felicidad y mucha actividad (manías) o de depresión y baja actividad o energía”, dice Martínez.

Según la psiquiatra, para dar un diagnóstico del trastorno bipolar se realiza una historia minuciosa en tres áreas: biológica, psicológica y social, en las que se debe descartar alteraciones hormonales o posible epilepsia, así como los elementos psicológicos de esas actividades y, en lo social, conocer cómo se realiza la actividad laboral, si ésta se cumple a cabalidad o no.

SINTOMATOLOGÍA

Algunos de los síntomas de esta afección mental son la depresión, manías e ideas hipomaníacas y patrones de sueño alterado, entre otras que muchas veces pasan desapercibidas por largo tiempo hasta que la persona se da cuenta que algo anda mal en su forma de reaccionar con su entorno.

EN UN EPISODIO DEPRESIVO SE PUEDEN PRESENTAR LOS SIGUIENTES SIGNOS DE ALERTA:

- Tristeza o estado de desánimo por días o por semanas sin causa aparente.

- Dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones.

- Problemas en la alimentación como inapetencia y pérdida de peso o consumo exagerado de alimentos y aumento de peso.

- Fatiga o desgano.

- Sentimientos de minusvalía, desesperanza o culpa.

- Pérdida de autoestima

- Pérdida del placer de realizar actividades que alguna vez disfrutaba

- Pensamientos negativos con relación al futuro.

A DIFERENCIA DE LA FASE MANÍACA QUE PUEDE DURAR DÍAS O MESES E INCLUYE ALGUNOS DE LOS SIGUIENTES ASPECTOS:

- Sensación de efusividad y dinamismo

- Fácil distracción

- Participación excesiva en las actividades

- Poca necesidad de sueño y de alimentos

- Control deficiente de temperamento

- Estado de ánimo muy irritativo

- Comportamiento imprudente consumo de bebidas alcohólicas, drogas, promiscuidad y tiende hacer gastos exagerados e innecesarios

- Deficiencia en su capacidad de discernimiento

Además de los ya mencionados existen episodios agudos que son cíclicos en los que los períodos de depresión y de manía son violentos. En un solo día el paciente puede sufrir ambos cambios, en estos casos las personas deben ser medicadas con sedantes y estar bajo cuidado médico. Al ser estos tan bruscos se corre el riesgo de que puedan producir un suicidio.

TRATAMIENTOS

La especialista afirma que cuando los episodios maníaco o depresivo son severos requieren internación, a diferencia de los episodios hipomaníacos y cíclicos que en algunos casos van de leves a moderados, según los síntomas. En estos casos, una vez que el paciente recibe el tratamiento debe estar bajo supervisión de algún familiar.

- El primer paso es tomar conciencia del problema

- Evitar que los episodios sean frecuentes e intensos

- Contribuir a que la persona desempeñe bien y disfrute las actividades en la casa como en la oficina.

- Prevenir la autoagresión y el suicidio

- Cumplir con los horarios de la medicación para evitar recaídas.

RECOMENDACIONES PARA LAS PERSONAS QUE ESTÁN A CARGO DE UNA PERSONA BIPOLAR:

- Ser pacientes

- Animarlas a que se expresen abiertamente y escucharlas atentamente

-Ser comprensivo con el cambio repentino de estado de ánimo

- Incentivar a la persona a que participe en actividades que le gusten

- Trasmitirle pensamientos positivos en relación con el tratamiento realizado.

- Recordarle los horarios de la medicación y la asistencia a los controles médicos.

MÁS TITULARES DE Femenina