Femenina    

EMPRENDEDORES

Secretos para volverte más competitiva

Candelaria Palacios

La mayoría de las empresas busca perfiles profesionales con una variedad de habilidades enorme y flexibilidad. Tienden cada vez más a contratar trabajadores independientes por proyectos. Ya no va más el modelo tradicional de empresa; el futuro es de los profesionales freelance, trabajando por objetivos y no por horarios. La gran incógnita es: ¿cómo potencio mi perfil para que responda a estas demandas del mercado?

Pregúntate: ¿qué quiero que me pase? ¿En dónde quiero estar? Con un objetivo en mente, todos los siguientes pasos son más simples. Sin embargo, también es bueno tener en cuenta tu contexto personal: no es lo mismo si acabas de tener un bebé que si estás soltera y sin hijos. Si tienes claras tus prioridades, vas a saber si es el momento de apostar todo a tu carrera.

MARKETINEATE

El personal branding es fundamental. Imagínate como una marca que tienes que vender. Destaca tus talentos, aprendizajes e “hitos de carrera”. Para esto es clave que siempre tengas actualizadas tus redes profesionales, obviamente tu CV, y que ejercites otra herramienta clave: el storytelling, o sea, el relato de tu historia laboral. Aprende a narrar tus logros y a proyectarte en una línea de tiempo que tenga un inicio, un nudo y un fin.

Aprovecha este momento para mirar tu currículum con ojo crítico:

• ¿Qué habilidades me faltan?

• ¿Qué experiencias necesitaría sumar para potenciarme como profesional?

• ¿Cuáles son los puntos flojos o “baches” de mi CV?

• ¿Cómo puedo volverme más “empleable”?

CULTIVA TU NETWORKING

Fortalece tu red laboral de contactos. Empieza por el lugar en donde estás: tu empresa, tus compañeros, tus jefes, personas de otras áreas. Sácale todo el jugo que puedas a tu trabajo actual.

Y, por fuera, reúnete con gente que influya positivamente en tu carrera; referentes que puedan darte una visión global de tu industria o de tu profesión, personas con contactos o acceso a información importante. Incluso puedes pedirle a alguno de estos referentes que sea tu mentor de carrera o puedes recurrir a un mentor profesional que te ayude con todo el proceso de transformación. Lo importante es que sea una persona muy empática y con conocimiento global del mercado. De esta manera podrá ayudarte a ver dónde estás posicionada y a qué aspirar.

INVESTIGA TUS POSIBILIDADES

Conoce el mercado y los posibles destinos de tu carrera. Quizás el movimiento que necesitas para potenciar tu carrera sea algo más pequeño, como cambiar de equipo o de puesto dentro de la misma empresa. Pero también puede pasar que necesites buscar otros caminos por fuera, cambiar de industria, o tal vez sea tiempo de lanzarte con un emprendimiento propio.

Siempre es bueno mantener la gimnasia de las entrevistas. Aunque de entrada no te interese cambiar, vale la pena presentarte a las entrevistas porque son ejercicios que te mantienen alerta, te hacen ver lo que hay en el mercado, te dan la posibilidad de preguntar y de ejercitar tu storytelling de carrera. Además, conocer otras propuestas pone tu trabajo actual en perspectiva.

CAPACÍTATE

Según el informe “New realities of Work 2017” de Deloitte, el 70% de los líderes de las empresas cree que necesita adquirir nuevas habilidades y conocimientos. Esto es porque, como ya dijimos, las compañías valoran los perfiles que tienen distintas capacidades. Por eso es importante reforzar tu saber con herramientas de otras áreas. Por ejemplo, si lo tuyo es el diseño, probablemente te sume mucho adquirir habilidades comerciales y de marketing digital. Algo que seguro le sirve a cualquier profesión son las herramientas tecnológicas. De hecho, según un estudio de LinkedIn, Éstas son las habilidades que más buscan las empresas de cara al futuro:

• Desarrollo de Software

• Infraestructura de IT

• Análisis de Big Data

• Marketing digital

ELIGE TU CAMINO

Si tienes en claro dónde quieres llegar, el camino se abre solo. De hecho, vas a ver que las oportunidades van a aparecer casi sin buscarlas: es más probable que te busquen si estás trabajando que fuera del mercado. Pero, si estás queriendo cambiar, no esperes a renunciar: siempre es mejor buscar trabajo estando empleada porque tienes más posibilidades de negociación. De hecho, el mejor momento para negociar tus condiciones laborales es antes de entrar.

Por tu lado, investiga bien cómo es el lugar al que te vas a ir. Así como la empresa te pide referencias a ti, tú tienes que pedir referencias de la nueva empresa, de su gente, de tu jefe, idealmente de los que van a ser tu equipo. Fíjate también cuáles son los valores de la compañía, los horarios, la cultura de trabajo, el ambiente. Con todo esto en mente, vas a tener más herramientas para decidir.

MÁS TITULARES DE Femenina