SOCIEDAD    

Según estudio de la UCB

90% de adolescentes en el país conocen sobre abuso sexual

• Los entornos donde ocurre el mayor índice de agresiones sexuales son la familia y la escuela

Un estudio sobre el estado de la violencia en Bolivia realizado por el Instituto de Investigaciones en Ciencias del Comportamiento (IICC) de la Universidad Católica Boliviana (UCB), revela que el 90 por ciento de los adolescentes por encima de los 16 años pueden identificar casos de abuso sexual, sobre todo la violación.

Pero no solo los jóvenes de más de 16 años están conscientes de este tipo de violencia, ya que el estudio también demuestra que el 86,4 por ciento de niños y adolescentes de 12 a 15 años reconocen el abuso sexual, pero existe un 12,4% que no identifica el abuso sobre todo si proviene de familia.

Otro dato que destaca en los indicadores es que las niñas y adolescentes se encuentran en mayor riesgo. Lo que más preocupa, es que sean los entornos familiares y escolares, los escenarios donde se producen estos hechos de violencia.

“El entorno de mayor riesgo percibido es la familia, sin embargo, la violencia sexual en el ámbito escolar puede ser menos perceptible, toda vez que encuentra mecanismos discursivos que la encubren y la impregnan de un cariz de romanticismo”, sostiene el estudio publicado del IICC, respecto de una de las formas de reproducir la violencia, como es mediante en noviazgo adolescente.

A manera de ejemplo el estudio presenta dos desgarradores casos ocurridos en ciudades del país, Oruro y Tarija.

DOS CASOS LACERANTES

“Sin ir muy lejos, la anterior vez yo tenía un juicio de agresión sexual, eran dos menores, una de 7 y otra de 6 años de edad, han sido agredidas con toques e introducción, pero el forense dice que no ha habido agresión sexual (…) entonces el juez parecía el abogado del imputado (…)” (DNA Oruro).

“Tenemos un caso muy fuerte en San Lorenzo, donde el agresor iba violando a todo su entorno familiar. Viven en un cuarto en el que es imposible no darse cuenta de lo que pasa (…) viven todos varones y mujeres, hijos, nietos y todos los nietos son del abuelo.” (Felcv-Tarija).

PROPUESTA

Frente a esa desgarradora constatación, el estudio plantea fortalecer a las familias, en particular a las madres para proteger a los niños, niñas y adolescentes.

Ser más sensibles a los cambios de comportamiento de niños, niñas y adolescentes. Actuar con “firmeza” al no permitir ningún abuso en los espacios públicos y privados donde se desenvuelven los niños, niñas y adolescentes.

El estudio también plantea fortalecer a los centros salud, las escuelas, los centros barriales y la policía, en procura de promover la seguridad.

En marzo del año pasado, organizaciones de la sociedad civil denunciaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que en Bolivia se encubre la violencia sexual contra niñas y adolescentes, por cómo está tipificado el delito y por la falta de preparación de los operadores de justicia.

Datos de la organización “Una Brisa de Esperanza”, revelan que una de cada tres niñas y adolescentes bolivianas sufre violencia sexual antes de cumplir los 18 años, lo que convierte al país sudamericano en uno de los que tienen más víctimas de este tipo de abusos.

María del Carmen Arispe Fuentes, abogada de la referida institución, informó que en más del 80% de los casos de violencia sexual el agresor es una persona cercana a la víctima o la familia, la mayoría de las veces el responsable es el padre biológico.

MÁS TITULARES DE SOCIEDAD