INTERNACIONAL    

Acusación agrava situación de Temer

Río de Janeiro.- La crisis política en Brasil se agravó ayer con la divulgación de una entrevista en la que el empresario que puso al presidente Michel Temer contra las cuerdas desde el mes pasado lo acusa ahora de ser “el jefe de la mayor y más peligrosa organización criminal” del país.

El empresario Joesley Batista, cuya confesión ante la Fiscalía tiene al mandatario arrinconado por un escándalo de corrupción, acusó a Temer en una entrevista publicada este sábado por la revista Época de ser el jefe de una peligrosa organización criminal integrada por políticos y que le exigía permanentemente el pago de sobornos y de donaciones ilegales para campañas electorales a cambio de favores para sus empresas o para no dificultar sus negocios.

Por su parte, el gobernante reaccionó inmediatamente y en una nota en que negó las “mentiras en serie” y en la que anunció que demandará a su acusador civil y penalmente, atribuyó las “falsas acusaciones” a represalias por medidas adoptadas por su Gobierno y que frustraron un millonario negocio del gigante cárnico JBS, uno de los mayores productores mundiales de alimentos y de propiedad de Batista.

CRISIS POLÍTICA

La entrevista de Batista fue divulgada cuando la crisis política en Brasil había perdido un poco de fuelle luego de que el Tribunal Superior Electoral absolviera al presidente en el proceso por supuesta financiación ilegal de campañas y de que el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), importante miembro de la coalición oficialista, decidiera mantenerle su respaldo a Temer.

Con dos de sus principales desafíos resueltos, lo que más amenaza al gobernante en este momento es la investigación que la Corte Suprema le abrió el mes pasado por corrupción, asociación para delinquir y obstrucción a la justicia con base en las primeras denuncias de Batista.

FISCALÍA

Pero, sin una previsión de cuándo la Fiscalía presentará la denuncia formal por corrupción contra el mandatario y con la situación política un poco menos turbulenta, Temer confirmó el viernes que, en medio y a pesar de la crisis, realizará la próxima semana visitas oficiales a Rusia y Noruega.

La nueva y grave acusación de Batista, sin embargo, elevó la presión contra Temer, cuya renuncia es exigida por partidos de la oposición y por algunos oficialistas.

PARTIDO OFICIALISTA

Dirigentes del PSDB, la segunda mayor formación en la coalición oficialista y cuyos 46 diputados son vitales para que Temer evite que la Cámara baja autorice a la Corte Suprema a procesarlo, recordaron hoy que el apoyo del partido al presidente estaba condicionado a que no surgieran nuevas denuncias.

Para evitar un agravamiento de la situación, Temer salió al ataque inmediatamente con un comunicado en el que califica a Batista como el “bandido más notable del país”; anuncia que lo procesará por los daños provocados y desmiente todas las acusaciones.

FALSAS ACUSACIONES

Mediante una nota el mandatario aseguró que las falsas acusaciones son una represalia a la decisión de su Gobierno que impidió a Batista trasladar a Irlanda el domicilio fiscal de la JBS, lo que le causó millonarias pérdidas y le impidió evadir la Justicia brasileña.

«Era un excelente negocio para él, pero pésimo para el contribuyente brasileño. Por causa de esa decisión, la familia Baptista tuvo sustanciales pérdidas en la bolsa de valores y seguía al alcance de las autoridades brasileñas. Tenían millones de razones para odiar al presidente y a su Gobierno», afirmó el gobernante.(EFE)

MÁS TITULARES DE INTERNACIONAL