Femenina    

PAREJAS

Cómo superar una ruptura

Inés Martínez

Dicen que sobre amor no hay nada escrito, que cada pareja es un mundo, que amores que matan nunca mueren y un largo etcétera, quién sabe si de sabiduría o de parafernalia. Sin embargo, ahí está la ciencia para bajarnos de la nube y tratar de ponerle nombre (y número) a todos estos sentimientos. Un estudio conjunto de la Universidad de Binghamton y la University College de Londres reveló que, aunque las mujeres sufren más tras una ruptura, son más propensas que los hombres a recuperarse plenamente. Otra investigación (esta vez de la Universidad de Colorado en Boulder) afirma que el efecto placebo puede ayudar a aliviar ese malestar físico tan real que se experimenta tras una ruptura. A través de resonancias magnéticas comprobaron algo tan sencillo como que, cuando creemos que estamos haciendo algo por superarlo, sufrimos menos.

HACER UNA BIENVENIDA DE SOLTERA

Si le pusiste tantas ganas a despedir tu soltería, ¿por qué no reencontrarte con ella por todo lo alto? Además de una más que necesaria escapada con amigas, muchas tardes de charlas interminablesm sesiones de compras, te proponemos organizar una bienvenida de soltera, donde podrás maquillarte, hacerte la manicura y aprender trucos de belleza mientras disfrutas de unas copas y de tu música favorita.

PROTAGONIZAR UN CAMBIO DE LOOK (PERO DE LOS DE VERDAD)

Esto nos lleva al siguiente punto: renovarse o morir. Una redactora confesaba, “Cuando lo dejé a mi ex me tatué una cruz egipcia o ‘llave de la vida’. Tenía tantas ganas de pasar la página definitivamente que no se me ocurrió mejor manera de hacerlo. Eso fue hace años. Ahora ese tatuaje podría verse como un ‘que te aguante tu madre, que yo tengo mejores cosas que hacer’.

CUMPLIR UN PROPÓSITO

Si no es ahora, ¿cuándo? Apúntate a clases baile, comienza un taller de escritura, corre una media maratón o cómprate una entrada para la próxima edición de Coachella. No tiene que ser algo super productivo, ¡simplemente algo que te haga feliz! Si siempre has pensado en escribir tus memorias pero no sabes por dónde empezar, el libro Yo, El libro de tu vida te propone 100 preguntas a las que solamente tú podrás dar respuesta.

UN CLAVO QUITA OTRO CLAVO

“Estar llorando por lo que pierdes es imposible si estás emocionada por lo que ganas”. Con esta reflexión te invitamos a que te eches un amante o novio, tal cual. No quiere decir que debas correr a los brazos del primero que pase pero apuntarte a la “terapia de shock contra la depresión” hará que no pierdas las ganas de salir, bailar, reír y disfrutar. No, ¡no le debes un duelo a nadie!

PERMÍTETE ESTAR TRISTE

Tal y cómo explicábamos en este artículo, la tristeza tiene una función adaptativa que nos ayuda a pasar página, una especie de ‘mecanismo de supervivencia’ que debemos dejar florecer. Sin embargo, aquí la redacción está dividida: El diario de Noa en bucle, ¿sí o no? ¿Y ponerte el Corazón partío de Alejandro Sanz como despertador? Aunque estamos de acuerdo en que debes dejar que las emociones fluyan, tal vez te convenga más decantarte por canciones animadas (preferiblemente en inglés, nos recomienda una redactora, para no regocijarte en las letras) y ver la última temporada de Narcos. Tristeza sí, el fin del mundo… tampoco es eso.

LO QUE NO

- Ser una ‘drama queen’

Queremos que te desahogues y que compartas tu malestar, no que te conviertas en la viuda de España cada vez que quedas con tus amigas porque acabarán echándote del grupo. Aunque tengas tus motivos, adoptar constantemente el papel de víctima no te ayudará a pasar página. Tampoco los pensamientos como “estos dos años han sido una pérdida de tiempo” o “ha sido todo por mi culpa”. “Sé elegante y racionaliza”, es el mejor consejo que podemos darte porque recuerda: “Las cosas tienen la importancia que tú le das”.

- Escribirle bajo el influjo del alcohol

Quien no haya cogido el móvil en estado de embriaguez y haya amenazado con enviar un “te echo de menos” ante los gritos disuasorios del resto de su pandilla, que tire la primera piedra. ¿Cómo evitarlo? Borrando toda huella digital de tu ex. Lo primero, elimínale de las redes sociales porque no, no tienes que acabar siendo amigos o por lo menos, no a la semana. Además de adelantarte a la posibilidad de verle con otra persona, evitarás la tentación de lanzar dardos envenenados al aire en cada una de tus publicaciones. ¿Sabías que hay apps diseñadas para que no puedas mandar mensajes a tu ex cuando estés borracha? También deberías borrar su chat de Whatsapp para huir de la tentación de releerlo constantemente.

- Que tu piso sea un altar

¿Por qué no donas su ropa, sus libros y en definitiva, todo lo que se haya dejado en tu casa? Evitarás revivir su presencia cada segundo y te sentirás mejor (por partida doble). Y si no tienes ganas de ser tan políticamente correcta, siempre puedes seguir los consejos de Gwyneth Paltrow, organizar una ‘queimada’ con tu aquelarre favorito y lanzar toda tu ropa interior a las llamas, tal y cómo te explicamos aquí.

- Tratar de darle celos

Stop, de ninguna manera, ahí estamos todas de acuerdo. Si vas a pasear por su calle hecha un auténtico pibón o quieres subir a Facebook una foto con tu última conquista, que sea siempre por ti, no pensando en su reacción.

- Entregarte al chocolate

De nuevo, escuchar a tu ‘yo’ más racional será el mejor remedio. No decimos que debas limitarte a la lechuga en este momento tan doloroso pero ponerte ciega de turrón y engordar cinco kilos tampoco es la solución. Más que nada porque te sentirás peor con tu cuerpo y será un retroceso en toda regla. Vamos, que no te conviertas en Bridget Jones por muy negro que veas tu futuro. Porque no lo está.

Ya lo verás.

MÁS TITULARES DE Femenina