NACIONAL    

Sedes informará sobre hantavirus

Pasaron más de seis días desde el presunto envenenamiento de los efectivos de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) en la zona de La Asunta y el director técnico del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Freddy Valle, recién mañana informará sobre un posible brote de hantavirus en esa región de los Yungas de La Paz.

La información fue dada a conocer a través de un escueto comunicado de prensa difundido por la unidad de Comunicación del Sedes en el que no se da mayores detalles ni información.

El miércoles pasado, desde la ciudad de Santa Cruz, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo que un análisis forense confirmó que los efectivos de la FTC que se intoxicaron en La Asunta (Sud Yungas) tienen una infección de hantavirus, una enfermedad transmitida por ratas y que la contrajeron por ingestión de agua.

“En la autopsia del efectivo que falleció se detectó que la muerte fue por una intoxicación de hantavirus y las declaraciones que se tiene es que han ingerido algún líquido de alguna fuente de la zona que podría estar contaminado con ese mal”, dijo.

El informe toxicológico de seis de los 15 uniformados, entre policías y militares que son atendidos en la clínica Foianini, confirmó la presencia del virus en sus organismos.

Los uniformados se habrían intoxicado al consumir agua contaminada mientras realizaban labores de erradicación de coca ilegal en el municipio de La Asunta y que es poco probable que el agua haya sido contaminada de forma premeditada, descartando la hipótesis de un sabotaje.

Peritos de la Policía se trasladaron a La Asunta para investigar la condición de los alimentos que son suministrados por los uniformados, al igual que el agua que bebieron, a fin de descartar o confirmar una posible contaminación.

El hantavirus es una enfermedad viral aguda grave, causada por el virus Hanta. Los ratones de campo (principalmente los colilargos) lo transmiten a las personas, eliminando el virus en la saliva, las heces y la orina.

La infección puede ocurrir por inhalación al respirar en lugares abiertos o cerrados (galpones, huertas, pastizales), donde las heces o la orina de los roedores infectados desprendieron el virus contaminando el ambiente.

Por contacto directo, al tocar roedores vivos o muertos infectados, o las heces o la orina de estos roedores, también por mordeduras de roedores infectados.

Los síntomas se parecen a un estado gripal: fiebre, dolores musculares, escalofríos, cefaleas (dolores de cabeza) náuseas, vómitos, y a veces dolor abdominal y diarrea y la muerte.

MÁS TITULARES DE NACIONAL