Femenina    

INTELIGENCIA EMOCIONAL

Cambia de emoción en un instante

Eduardo Kucharsky Asport

Debemos memorizar y grabar en nuestra mente la decisión y el compromiso de estar atentos durante un día completo o más si hiciera falta

Siempre podemos cambiar de emoción, pero cuando sepamos cómo hacerlo y hoy vamos a aprender una simple estrategia para poder tomar consciencia de la emoción en que nos encontramos o que podamos encontrarnos en cualquier momento, para luego descubrir cuál sería la emoción deseada que queremos sentir en ese mismo momento.

Una vez lograda la idea o el concepto de la emoción en la que queremos estar, todo lo que tenemos que hacer es trasladarnos mentalmente a nuestra emoción deseada y luego hacer modificaciones en nuestra fisiología, en nuestra forma de respirar de la nueva emoción y luego reconocerla en palabras para que se grabe en nuestra memoria profunda el proceso, el resultado y la nueva emoción feliz adquirida.

Como la mayor parte de nuestro tiempo vivimos flotando entre emociones, y la mayor parte de ellas son negativas y totalmente desconocidas para nosotros, podemos comenzar a reconocer toda emoción negativa, desagradable o sufriente preguntándonos los siguiente: ¿en qué emoción me encuentro inmerso en este momento? a continuación describir el estado o emoción en la que nos encontramos inmersos y después de movernos hacia las emociones positivas tradicionales que conozcamos, iremos creando emociones nuevas y poderosas como las siguientes: “emoción, entusiasmo poderoso desbordante”, “emoción decisión de permanecer en el estado positivo todos los días de vida”, “ emoción paz interna y reconciliación con todos los seres y personas de este mundo”, “ emoción gratitud por todas las bendiciones que recibimos constantemente del universo”. Ahora lo más importante, debemos memorizar y grabar en nuestra mente la decisión y el compromiso de estar atentos durante un día completo o más si hiciera falta, para todas las emociones en las que vamos quedando inmersos y vamos experimentando en forma de estado mental y de estado corporal.

A modo de repaso, nos preguntaremos en cualquier momento en que nos sintamos mal de cualquier manera la pregunta ya indicada (¿en qué emoción me encuentro inmerso en este momento?) y luego de hacer la pregunta proceder a describir la emoción en la que nos encontramos inmersos, luego preguntarnos: ¿en qué emoción quisiera estar en este momento? Ahora proceder a decir cómo sería la emoción en la que quisiéramos estar y actuar, hay que decirlo en voz alta, corregir la postura corporal, profundizar la respiración y experimentar la nueva emoción en la que puedes hacer más cosas, mejores cosas.

MÁS TITULARES DE Femenina