INTERNACIONAL    

Huracán María en Puerto Rico

Persiste desabastecimiento en supermercados

• Suman 48 muertos por paso de fenómeno meteorológico • Faltan al menos seis meses para que la isla caribeña cuente con el servicio de electricidad

San Juan.- Los supermercados y comercios en Puerto Rico presentan, 3 semanas después del paso del huracán María, un aspecto desolador, con horarios limitados y estantes vacíos de algunos productos mientras la población lucha día a día por salir adelante.

“No ha llegado agua, pero esperamos tener”, es la respuesta ayer de un empleado del supermercado Supermax de Condado, en San Juan, uno de los más céntricos y mejor abastecidos de Puerto Rico, pero desde que el pasado 20 de septiembre el huracán María devastara la isla no ha vuelto a la normalidad que muchos se preguntan cuándo se restablecerá.

SUPERMERCADOS

Las palabras del empleado son las mismas dadas en varios supermercados de la capital recorridos por Efe, en los que el agua embotellada brilla por su ausencia y, en caso de disponer de ella, es escasa en cantidad y con una duración en los estantes de horas, en el mejor de los casos.

El agua embotellada vale estos días su peso en oro en la isla, donde prácticamente ha desaparecido de los estantes como lo han hecho muchos otros productos básicos en la dieta del puertorriqueño, que se pregunta el porqué, 3 semanas después, la situación no mejora.

AGUA

Empresarios del sector apuntan que en el caso del agua la razón puede tener su respuesta en que tanto el Gobierno local como la Agencia estadounidense para el Manejo de Emergencias (Fema), que colabora con miles de miembros de agencias de EEUU en las tareas de ayuda, se han incautado del suministro de las plantas de las empresas comercializadoras.

La población mientras ve cómo es casi imposible proveerse de agua potable cuando hay todavía cientos de miles de personas, en el mejor de los casos, sin ese servicio en sus hogares, en especial en áreas del interior.

“No hay agua, pero tampoco apenas conservas y las verduras escasean”, señaló Yoanis García, de 31 años, al salir de un supermercado de Hato Rey, un céntrico distrito de San Juan, donde como en el resto de la isla falla la distribución, lo que está haciendo si cabe más penosa la lucha por volver a la normalidad con la que acabó el huracán María.

TRABAJO

Yoanis, que espera la llamada de su empresa para reincorporarse al trabajo, dice que tienen dos hijas que alimentar y que la situación no mejora cuando nos encaminamos al mes del suceso.

Al agua se suman otros productos que ya parecen desaparecidos como ciertas conservas, repelentes contra insectos y, en general, los que necesitan refrigeración.

Además, un recorrido por los supermercados y comercios -muchos peor suministrados todavía que las grandes superficies- muestra una preocupante ausencia de productos de limpieza, en especial de los que contienen cloro.

PRODUCTOS

La población demanda esos productos debido a la falta de servicio de agua y la concentración de basura y escombros, muchos de los cuales siguen en las calles a la espera de que alguien los recoja.

Además, las pautas de consumo han cambiado forzosamente ante la falta de electricidad, lo que impide almacenar productos perecederos en neveras y congeladores, razón por la que las filas son una constante a últimas horas del día, cuando la gente apura las compras de la jornada.

GOBERNADOR

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, ya dijo hace más de una semana que la distribución era el principal reto al que se enfrentan las autoridades locales y que el problema reside en que las empresas no retiraban la mercancía que llega en contenedores al Puerto de San Juan.

Los días pasan y la situación no mejora en los estantes de los supermercados, algunos de los cuales han ampliado ya sus horarios para acercase a los habituales.

«Vengo todos los días y siempre me encuentro con lo mismo», dijo Ramón Muñoz, un economista de 37 años que trabaja en una multinacional estadounidense, con decepción al comprobar que el supermercado de Isla Verde, la zona turística de playa cercana al Aeropuerto de San Juan, no tiene agua embotellada ni tomates y lechuga.

DESABASTECIMIENTO

El relativo desabastecimiento en la capital es mirado por muchas personas en los municipios del interior como un tema menor y una situación con la que soñarían encontrarse.

La falta de suministros, agua y comida, continúa siendo un reclamo en los municipios de la isla, lo que obligó al Gobierno a anunciar una fiscalización de la ayuda ante supuestos casos de desvío de mercancía con la colaboración de las agencias federales de EEUU presentes en la isla.

MUERTOS

El número de fallecidos por hechos relacionados con el paso del huracán María hace 21 días en Puerto Rico ascendió a 48, cuatro de ellos, posiblemente, por leptospirosis, informaron hoy fuentes oficiales.

En declaraciones a los medios, la epidemióloga del Estado, Carmen Deseda dijo que son unas cifras «no lejos de lo usual» y la leptospirosis ocurre en todos los países donde hay inundaciones.

NIVELES DEL AGUA

Indicó que ahora mismo es una preocupación debido a que los niveles de agua tras el paso del ciclón, unido a las lluvias continuas, hacen que aumente la acumulación de agua.

Además, señaló que «no hay crisis de salud en estos momentos, pero tenemos que seguir manteniéndonos en esos niveles. No se puede bajar la guardia».

«Siempre hemos estado en estos niveles de leptospirosis, pero después de las lluvias suelen aumentar los casos. No estamos lejos de lo usual», recalcó.

ENFERMEDAD

La leptospirosis (enfermedad infecciosa que se transmite de los animales al ser humano) es una enfermedad bacteriana aguda que afecta tanto a humanos como animales, y se adquiere a través del contacto con agua estancada y suelos contaminados con orina de animales reservorios, como las ratas y otros de las especies canina, porcina y caprina.

La bacteria no se contagia de persona a persona y siempre entra a través de una herida.

Por otro lado, recordó la necesidad de no tomar agua directamente de un manantial y hervir tres minutos el agua antes de beberla.

ASUNTOS PÚBLICOS

Por su parte, el secretario de Asuntos Públicos, Ramon Rosario, advirtió que una persona falleció en Villalba (centro), al caerse de un tejado que limpiaba de escombros por el paso del ciclón, y que otras cuatro también murieron, aunque se trata de establecer si se debe a leptospirosis.

De acuerdo con el gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, los síntomas de dicha enfermedad son muy parecidos a los del dengue por lo que se está analizando el origen de estos cuatro fallecimientos.

PREVENCIÓN

Para evitar todo este tipo de enfermedades cuyo origen se encuentra en el agua estancada, se prevé distribuir varias hojas con información, que se ofrecerán en las entregas de comidas y aguas que se hacen a diario en distintos puntos de la isla. Además se entregarán pastillas para potabilizar el agua.

Por último, informó que el principal objetivo en materia sanitaria tras el paso del huracán es prevenir que se cualquier problema se convierta en epidemia. (EFE)

MÁS TITULARES DE INTERNACIONAL