Femenina    

Entrevista

Niños jinetes con sangre de campeones

Hábiles y dinámicos, así son Nicolás y Rodrigo de Grandchant Bedoya, la dupla promesa del hipismo paceño, quienes a su corta edad han logrado ya varios triunfos a nivel nacional e internacional en un deporte que requiere destreza. Desde luego esto viene de familia, pues son nietos del extinto empresario y jinete Gonzalo Bedoya.

Hugo de Grandchant y Nicola Bedoya son padres de los gemelos Nicolás y Rodrigo, de 11 años, quienes llevan en los genes la sangre de campeones, pues su abuelo se distinguió por ser uno de los mejores jinetes del país en su tiempo, y desde luego, le siguieron los hijos y ahora los nietos que representan a la más joven generación.

El primero en nacer fue Nicolás a horas 04:01 y el segundo, su hermano Rodrigo a las 04:05, apenas con minutos de diferencia. Los hermanitos no solo compartieron un vientre sino que ahora los une el amor por la equitación, un deporte que requiere de disciplina y constancia, y que ellos disfrutan al máximo en cada galope.

Nicolás y Rodrigo de Grandchat Bedoya nacieron el 8 de mayo de 2006, cursan el sexto grado de primaria en el colegio Calvert, comenzaron a montar a caballo a temprana edad, y a nivel competitivo, hace 3 años.

Nicolás de Grandchant

Consultamos a Nicolás, quién le motivó a practicar este deporte. “Mi abuelo (Gonzalo), porque no le importaba la altura del salto y nunca tenía miedo. Tenía un buen ritmo y siempre metía a su caballo a la valla sin importar la distancia”, recuerda.

El pequeño jinete afirma que la práctica de la equitación le ha servido para formar su carácter, ser más organizado con sus tiempos, a tener paciencia y aprender a aceptar que a veces se gana y otras no.

“El realizar este deporte me ha ayudado a organizar mis tiempos. A entender que algunas veces se gana y otras veces se pierde, que aunque montes súper bien no es garantía de que ganes. Y de cuán importante es tener paciencia y no desesperarte en ciertas ocasiones”, afirma Nicolás.

El jinete paceño monta a caballo desde sus 5 años y participa en pruebas de equitación desde sus 9 con su caballo Fantástico. Fue campeón nacional el 2017 y subcampeón departamental el 2017. Además ganó el concurso de la Federación Ecuestre Internacional (FEI) el 2016 y de subcampeón el 2017 en Cochabamba.

RODRIGO DE GRANDCHANT

El más joven de los jinetes de la familia comenzó a montar a caballo a partir de sus 6 años, al observar que sus familiares lo realizaban en el Club Hípico Los Sargentos y, desde entonces, le encantó.

Le preguntamos a Rodrigo cómo le ha cambiado la vida el practicar este deporte. “Me ha ayudado a organizar mi tiempo entre los deberes del colegio, el jugar fútbol, el correr y el montar a caballo (de martes a domingo), que realizo por las tardes”.

El niño jinete considera que practicar este deporte es muy importante, porque le ayuda a saber cuándo acortar, alargar y levantar. En resumen, el saber el momento exacto para saltar las vallas, entrenamientos que comparte con su caballo, Mago, al que quiere mucho.

“Al montar me siento muy bien y es muy divertido. Siento que Mago hace magia cuando participamos juntos. Y creo que lo más importante es tener esa afinidad con tu caballo, lo tienes que entender para que te entienda”, dice Rodrigo.

El jinete considera que es muy bonito participar con su hermano en un deporte, porque tiene con quien montar y competir. Y que ha aprendido mucho de sus hermanos mayores Luis Carlos de 21 años y Santiago de 14.

Rodrigo ha participado en varios eventos en los que ha ganado. Fue campeón Nacional y Departamental el 2016 y campeón en el concurso de la Federación Ecuestre Internacional (FEI) el 2016 y 2017 realizados en Cochabamba. Ambos hermanos empataron y compartieron el Campeonato FEI el 2016.

Los gemelos Nicolás y Rodrigo tienen un buen perfil en el hipismo y desde luego darán mucho de qué hablar a nivel nacional e internacional con sus participaciones, pues tienen la habilidad y alma deportiva que se necesita para practicar este deporte.

MÁS TITULARES DE Femenina