Nuevos Horizontes    

Fin de la guerra del Chaco

El Paraguay nació a la vida republicana con un territorio mediterráneo y relativamente pequeño y se impuso la política expansionista poniendo sus ojos en la región del Chaco Boreal, que por entonces no tenía límites definidos con la república de Bolivia. Posteriormente, con el descubrimiento del petróleo, el objetivo del Paraguay fue vital dentro de sus planes geopolíticos.

El 5 de diciembre de 1928 el ejército paraguayo atacó y tomó sorpresivamente el fortín boliviano “Vanguardia”, incidente al que siguió otros enfrentamientos armados, como el de Laguna Chuquisaca, donde definitivamente se inició la Guerra del Chaco.

La guerra con sus dramáticas consecuencias siguió su curso con varios enfrentamientos en Corrales, Conchitas, Nanawa, Alihuatá, Campo Vía y en otros puntos dentro de lo que se llamaría el “Infierno Verde”, sobresaliendo por su heroísmo desplegado por las fuerzas bolivianas en el cerco de Boquerón, la brillante acción de Cañada Strongest y la defensa de Villamontes. Y cuando las fuerzas bolivianas retomaban la contraofensiva, se dicta una conferencia de neutrales en Buenos Aires, decretándose el armisticio el 12 de junio de 1935.

El 14 se declara el cese de hostilidades entre el Paraguay y Bolivia, después de tres largos como sangrientos años de feroz enfrentamiento, en el que se inmolaron cincuenta mil vidas bolivianas y cuarenta mil paraguayas. Con el armisticio y cese al fuego finalizó el conflicto, Bolivia una vez más había perdido un extenso territorio por la falta de previsión de los gobernantes y militares de entonces.

Como homenaje a los hombres que ofrendaron sus vidas en esta campaña bélica, por Decreto Supremo No. 04966, se estableció el 14 de junio de 1858 como el “Día del Excombatiente”, en reemplazo de la Ley sancionada el 19 de diciembre de 1957.

MÁS TITULARES DE Nuevos Horizontes