Femenina    

INTELIGENCIA EMOCIONAL

Cómo sanar una herida emocional

Eduardo Kucharsky Asport

“Cuando las ideas profundas y opuestas polarmente se juntan producen una tercera sensación que siempre es relajante y quita a la idea negativa todo su poder de lastimar”

Las heridas emocionales, en ocasiones son más dolorosas que algunas heridas físicas, pues su efecto es en el alma o en la mente subconsciente. Nosotros, los seres humanos, herimos con las palabras con asombrosa facilidad y al parecer, no nos damos cuenta de ello y por eso existe el karma, que es la fuerza del universo que hace pagar todos los daños que hacemos, consciente o inconscientemente.

La herramienta que vamos a aprender por experiencia personal se llama “colapsamiento semántico de las palabras”.

En el momento en que se produce una comunicación negativa que nos causa malestar en el cuerpo, lo sabemos y lo sentimos, pero desde ahora, nunca más volverás a quedarte lastimado o herido emocionalmente, pues con la herramienta que estamos aprendiendo, podrás neutralizar el daño de inmediato si aprendes la técnica como es debido.

Un ejemplo ilustrará o mostrará una imagen mental para que podamos entender en qué consiste la herramienta y cómo utilizarla.

Un esposo propone a su esposa una solución para mejorar un aspecto de la vida familiar y la esposa, sin pensar, por simple costumbre de manipular y de someter a su esposo le dice que no y luego se pone a llorar haciendo el papel de víctima. Entonces el esposo se siente mal de inmediato.

El hombre se retira de la escena, se va a otra habitación, se pone de pie, cierra los ojos y piensa: “esta mujer me ha lastimado-ya estoy fuerte y reparado” y repite su fórmula durante uno o dos minutos. Cuando acaba de repetir mentalmente su fórmula de colapsamiento de ideas opuestas, su cuerpo queda relajado, fortalecido y su voluntad totalmente recuperada.

El principio de la herramienta funciona de la siguiente forma: Debes poner en palabras el daño que estás recibiendo de la otra persona. Debes inventarte de inmediato la idea opuesta de remedio o de restauración utilizando para ello las propias palabras. Una vez escritas las dos ideas, tanto la del daño emocional, sentimental o energético como la idea de restauración o reparación inmediata, se debe pronunciar esas dos ideas una después de otra durante uno o dos minutos hasta que el cuerpo recupere sus sensaciones naturales de relajación y de bienestar y de poder interior.

La idea es sensacional y vale la pena que leas el artículo con detenimiento y si es necesario, ensayes el caso del ejemplo hasta que tengas la herramienta bien aprendida. De esta forma, aprenderás a aliviarte de inmediato del daño moral, emocional o comunicativo. Ejercicio para disminuir la debilidad corporal: Repetir durante diez minutos con el cuerpo relajado y recostado: “mi cuerpo está débil- mi cuerpo está fuerte” hasta que salgan más de tres bostezos.

MÁS TITULARES DE Femenina