DEPORTES    

TOCANDO FONDO

¿ Por qué somos los peores?

Edgar Linares Mariscal

La semana pasada el Presidente de la Federación Boliviana de Fútbol Marco Peredo, desde su trinchera, acribilló con acusaciones a los miembros de su propio directorio, a los de la Liga y la Asociación Nacional de Fútbol, ANF, de malos manejos económicos, quienes quedaron boquiabiertos en la reunión seguramente ante tantas evidencias de lo que era un secretos a voces, varias veces denunciadas desde esta columna, donde el que más y el que menos recibió prebendas para definir con su voto una elección en estas tres instituciones que trabajan y han trabajado por su cuenta en desmedro del fútbol nacional.

Pero ahí no queda la cosa. El Presidente se fue a la CONMEBOL también a denunciar a los “pícaros” para sacarlos de su camino, que según él, solo quiere cambiar nuestro fútbol y que también acudirá a la FIFA y ante el Presidente de la República en busca del apoyo a ese su objetivo. Todo un Robin Hood que dice tener diez millones de simpatizantes contra unos pocos detractores.

De todo este panorama, sacamos la conclusión del por qué somos los peores en el fútbol sudamericano, sencillamente porque tenemos a los peores llamados “dirigentes” que no dirigen absolutamente nada y que solo buscan llenar sus bolsillos con dineros que tienen el objetivo central: la superación del balompié nacional totalmente olvidado.

Pero también debemos ser serios en dividir a la clase dirigencial. Los de los clubes y los de la F.B.F, Liga y ANF. Los primeros son los que se sacrifican en beneficio de su institución, arriesgando hasta su propio patrimonio para satisfacer los múltiples requerimientos de sus equipos técnicos, jugadores de todas sus divisiones y personal administrativo. Los segundos, son los que reciben el producto del sacrificio de los primeros muy cómodamente sentados esperando el billete de los porcentajes dispuestos en el Reglamento del Estatuto de la FBF para sus entidades, lo propio que los aportes de la FIFA y la CONMEBOL que se distribuyen sin control alguno.

Las denuncias del Presidente de la F.B.F. si bien son valederas, pero las mismas deberían ser dirigidas contra todos aquellos con los que compartió a lo largo de su vida de dirigente en el monstruo de las tres cabezas a su turno, del que tuvo y tiene pleno conocimiento de sus dolosas decisiones, separando a aquellos que no estuvieron en los mismos y que se encuentran bregando por sus clubes, al margen de que hasta la fecha, el seguidor del fútbol, no tiene un mínimo de conocimiento macro del cambio tan mentado y no sea que nos encontremos para la frustración de todos con la misma chola con distinta pollera, donde subsistan la Liga y la ANF, cabalgando sobre el lomo de la F.B.F. como hasta ahora.

Dr. Edgar Linares Mariscal, fundador y ex asesor legal de Fabol

MÁS TITULARES DE DEPORTES