OPINIÓN    

Retorno al origen de la vida de mano de la ciencia

Ramiro Pillco-Zolá

Vivimos en tiempos de gran incertidumbre, cuando todos los gobiernos del planeta, y sin excluirse alguna orientación política de izquierda y derecha, encarnan la visión del desarrollismo, a la que acompaña la perpetuidad del modelo consumista. Dicha visión de vida podría estar sumamente sesgada de una realidad exclusiva que nos depara: el cambio climático, y complejizada por el crecimiento demográfico mundial sin reparo; en consecuencia debiendo esperarse el punto de inflexión para la mayoría de las comunidades organizadas en el planeta. Pues es sumamente necesario -desde todas las latitudes- formular una vez más nuevos paradigmas, y una vez más atreverse a conservar la vida organizada, que ya fue lograda por decenas de miles de años.

Eh aquí una iniciativa, pensada a lo largo de los últimos años, como alternativa al presente modelo boliviano/mundial, al mismo tiempo pensando en la adaptación al cambio climático, el mismo que representa el punto de giro total del modelo actual socio-económico depredador para asegurar la sobrevivencia. Tal propuesta está resumida en los siguientes derroteros:

- Creación de la nueva economía sobre el desarrollo del banco alimentario, acompañada por el desarrollo del potencial ecosistémico.

- Educación y formación para la adaptación al cambio climático: conservación del agua, suelo, saneamiento y beneficio ambiental; conservación de alimentos y producción a micro-escala; ciencias puras, servicios ecosistémicos y salud ecosistémica; urbes resilientes; adaptación y mitigación.

- Desarrollo de ciencia y eco-tecnología: resiliencia ecosistémica; energías renovables, transformación de la materia en energía y de recursos; producción ecológica y transformación de alimentos; conservación del agua y alimentos para las sequías; restauración de los ecosistemas; re-uso de recursos naturales y de desechos; salud ecosistémica y científica; ingeniería y tecnología ecosistémica; transporte ecológico; mitigación y adaptación al cambio climático; organización y seguridad ciudadana.

- Control demográfico para el desarrollo sostenible: formación con empoderamiento del género; convivencia comunitaria-cultural y desarrollo del género; observatorio sobre derechos individuales, comunitarios, y educación sobre la vida solidaria.

- Retorno al origen de nuestras vidas, conservando el agua en todas las formas, el alimento, el fruto, la planta, el animal, los mismos en todos los niveles de la organización Estatal.

- Desarrollo de excelencia institucional para el monitoreo y gestión de los ecosistemas, beneficios ambientales, salud, sistemas productivos, recursos naturales, banco alimentario, atmosféricos, derechos individuales y colectivos.

- Consagración del poder político local, regional y nacional mediante la representación meritocrática y representativa (tradicional y no tradicional), inclusiva, y rotativa.

- Gestión digital y transparente del Estado para dar fin a la administración millonaria y alta burocracia.

Dicho plan de acción para la adaptación al cambio climático aún podría ser insuficiente, dependiendo de las magnitudes del impacto climático, que podrán variar de un lugar para otro, pero puede ser lo más cercano para las sociedades con vocación y de fuerte vínculo con el aprovechamiento del potencial ecosistémico y beneficio ambiental. De la misma manera, esta orientación tiene carácter universal, por rescatar la problemática ambiental mundial y los sueños de las nuevas generaciones, quienes no dudarían en renunciar al modelo capitalista-socialista-desarrollista.

rami_lund99@hotmail.com

MÁS TITULARES DE OPINIÓN