OPINIÓN    

Embarazo y cinturón de seguridad

Mayor Franz D. Santander Calle

Muchas mujeres en Bolivia y en el mundo se preguntan si deberían usar el cinturón de seguridad cuando están embarazadas. La respuesta es SÍ, porque es la mejor manera de proteger a su bebé, siempre y cuando el cinturón esté en una posición adecuada.

Obligatoriamente se debe colocar el cinturón de seguridad por debajo del abdomen, ajustado a las caderas y nunca debe ir cruzado por encima del estómago, ya que en un accidente de tránsito, el golpe seco del cinturón puede provocar lesiones o hacer que la placenta se separe del útero.

El uso de la ropa también es importante en la etapa de embarazo, ya que en época de frío, típico de la ciudad de La Paz, muchas mujeres usan abrigos gruesos y esto hace que el cinturón se deslice hacia arriba y de alguna manera perjudica en la conducción. Por lo tanto, se deberá llevar abrigo por unos minutos, hasta que la temperatura dentro del motorizado sea la adecuada.

Las embarazadas que conducen vehículos deben tener presente el ajuste del asiento y darse la mejor comodidad, para alcanzar los pedales, siempre conservando una distancia razonable del tablero de instrumentos del vehículo. Si el volante es ajustable, deberá direccionarlo hacia arriba, separándolo del estómago, de esta manera la bolsa de aire apuntará hacia el pecho y no al abdomen. Además, no olvide que el cinturón de seguridad debe sujetar de manera efectiva desde el hombro, para que se ajuste correctamente a los senos, de forma que no le incomode. Por ninguna causa colocará por debajo del brazo y detrás de la espalda.

La mujer embarazada muchas veces es escéptica sobre el uso del cinturón de seguridad, porque piensa que puede dañar al bebé en gestación.

Ante tal posición, es necesario que consulte a su médico de cabecera, para recibir una explicación técnica, de cómo colocarse el cinturón y se proteja ella y su bebé.

Hay dos momentos bien marcados en los que hay que tener particular atención. Durante los tres primeros meses de embarazo, la cantidad de líquido amniótico es poco y un golpe frontal puede generar hemorragias en el útero por desprendimiento de la placenta, para el feto en estas circunstancias el suministro de oxígeno es insuficiente. En el último trimestre también hay que tener cuidado.

Por las dimensiones del abdomen, el uso del cinturón de seguridad para las embarazadas puede resultar molesto e irritante, asimismo, en caso de accidente o frenado brusco puede provocar el adelantamiento del parto o causar traumatismo en el futuro bebé, pues la cabeza puede golpear los huesos de la pelvis de la madre. Por ello se recomienda que durante todo el embarazo, la mujer embarazada conduzca con suma precaución.

Y si la persona sufre por falta de visibilidad, debe saber que el embarazo puede disminuir aún más su capacidad de visión, en especial si tiene una miopía muy alta.

Como recomendación importante, en caso de un accidente vehicular, aun si es de poca relevancia, se debe consultar inmediatamente a un médico, aunque se sienta bien la mujer embarazada. Es imprescindible asegurar que ni ella ni su bebé hayan sufrido cualquier tipo de daño.

MÁS TITULARES DE OPINIÓN