NACIONAL    

Dakar pasó en medio de protestas y gasificación

La Paz recibió a los competidores del Rally Dakar con una fuerte lluvia y protestas sociales que paralizaron el centro paceño, provocando un caos vehicular que perjudicó a la población que tuvo más de un problema para llegar a sus fuentes laborales.

A diferencia de otros años, el paso de los competidores por la ciudad coincidió con las protestas convocadas por la Central Obrera Boliviana (COB), que demandan al Gobierno la abrogación total del nuevo Código Penal.

Tal como en otras ciudades capitales (Santa Cruz, Sucre, Tarija y Potosí), en La Paz, sectores afiliados a la COB, la Coordinadora y cocaleros de los Yungas protagonizaron tres marchas de protesta que paralizaron las actividades cotidianas de la ciudad.

Las movilizaciones se concentraron en la plaza San Francisco, a pocas horas del ingreso de los competidores de la prueba automovilística. Por estas razones, la ciudad de La Paz se vio colapsada en varios puntos, por lo que los ciudadanos se dieron modos para llegar a sus destinos.

REPRESIÓN POLICIAL

Al grito de “no al Dakar …no al Dakar”, los manifestantes cortaron el tráfico vehicular en San Francisco, donde se apostaron para impedir el ingreso de los competidores de esta tercera versión del Dakar que promueve el Gobierno.

La respuesta no se dejó esperar, el contingente policial de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) procedió a gasificar y arremeter contra los manifestantes. Muchos de ellos se refugiaron en la Iglesia de San Francisco, pero como ocurrió en los predios de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), la Policía volvió a vulnerar espacios que tienen “inmunidad”, toda vez que irrumpieron en la iglesia para arrestar a seis manifestantes.

Después de la violenta represión policial, los movilizados se dispersaron dejando la vía libre para el paso de los pilotos de motocicletas, cuadriciclos, autos y camiones que compiten también en el Rally Dakar.

DAKAR

Contra todo pronóstico, los competidores del Rally Dakar hicieron su ingreso hasta la zona de Miraflores, donde se instaló un podio para recibir a cada uno de los competidores, además de un espectáculo musical promovido por el Gobierno.

Desde muy temprano, la unidad operativa de Tránsito se encargó de asegurar el perímetro de circulación, con el corte de vías y cual se tratara de una entrada folklórica las avenidas troncales del centro paceño (América, Mariscal Santa Cruz, Camacho y Simón Bolívar) fueron copadas con sillas colocadas por comerciantes gremialistas, que luego las alquilaron entre 20 y 15 bolivianos.

A pesar del mal temporal, cientos de personas, portando la tricolor boliviana y banderas con el logotipo del Rally, se agolparon a lo largo de la ruta para aplaudir y vitorear el paso de los competidores, que en medio del ruido de sus motores pasaron velozmente por el centro paceño.

Un tímido saludo de los competidores, desde las ventanillas de sus autos camiones, fue la respuesta al cálido recibimiento de la población.

No faltaron las personas molestas que se quejaron por los perjuicios que ocasionó el corte de vías. “Vengo desde el hospital y esto me perjudica”, dijo una persona de la tercera edad, que caminó desde el Hospital Obrero y tenía que llegar a El Alto.

MÁS TITULARES DE NACIONAL