OPINIÓN    

Jóvenes en guerra en las redes sociales

Tito Daniel Herrera

Cuando uno se pregunta qué es lo que realmente pasó aquel 21F de 2016, cuando cayeron por los suelos las aspiraciones de prorrogarse legalmente recurriendo a la modificación de la Constitución, nadie se tomó la molestia de indagar sobre lo que estaba ocurriendo en las redes sociales, con sus jóvenes anónimos, quienes sellaron la victoria frente al gobierno actual.

Ahora existe desesperación gubernamental con respecto al voto que va a definir las próximas elecciones generales que se vivirá en el país en este año. Se trata del sector social de mayoría poblacional más desatendido por las políticas públicas, en lo que respecta a la generación de empleos y, sobre todo, a formación profesional.

En 2016, por el voto del referéndum se refundieron las aspiraciones prorroguistas de este régimen, llamado proceso de cambio; un factor importantísimo fue la participación de los jóvenes en las redes sociales. Sin partido político, sin ningún interés de por medio, sino con una sola manera de expresarse, traducida en creatividad a través de los medios a su alcance, como el internet, para rebelarse ante los poderosos de hoy.

Se trataba de una guerra contra lo que venía sucediendo en el país, cada día sucedía más destapes de corrupción y la gala de mentiras, mantenidas por lo voceros del gobierno, acerca de los hechos conocidos por los ciudadanos, fundamentalmente por los casos del Fondo Indígena y el de la Zapata.

Ahora recién, después de trece años de gobierno, se pretende convencer a esta inmensa masa votante, que definirá al ganador este 2019, en donde los jóvenes a partir de los 18 años de edad cerrarán filas para decir adiós a este gobierno que se dedicó a despilfarrar sus sueños, por el mal manejo de las cuentas estatales, de recursos que bien podrían haber sido destinados a la creación de empleos, con planes productivos o darles formación especializada, que hoy los jóvenes requieren, sabiendo de la enorme competencia que existe en esta era que les toca vivir.

En cambio, recién ahora se les ofrecerá cielo y tierra, pero ya es tarde, ellos ya definieron su voto, les será muy difícil engañarlos, conociendo de antemano que este gobierno nada les dio, tampoco son ingenuos para hacerles caer con promesas que saben que no se van a cumplir.

Los guerreros internautas, los que el gobierno propició con tanta alharaca, fracasaron en su intento de enfrentarse a esta juventud. Se dieron cuenta que habían perdido la guerra antes de siquiera haberla empezado, porque simplemente no había enemigo al frente, porque la juventud es un sector amorfo que protagonizó y protagonizará la victoria con creatividad y alto grado de iniciativas innovadoras para hacer caer al actual Goliat.

Ante este tiempo de infortunios, el próximo gobierno deberá en realidad responder con efectividad, con planes para la gran mayoría que constituyen los jóvenes en las estadísticas y plasmar oportunidades de desarrollo, especialmente de trabajo y formación superior.

El autor es presidente de NACE ¡somos Bolivia!

MÁS TITULARES DE OPINIÓN