EDITORIAL    

Debate acerca de las ideologías

Un creciente interés para dotar a los partidos políticos del país de programas ideológicos que hagan conocer sus puntos de vista estratégicos y tácticos, ha surgido en tiempos recientes entre personajes de actualidad

Dirigentes de tradicionales y nacientes grupos partidarios se han pronunciado al respecto, manifestación muy saludable, por supuesto, que el pueblo reclama en momentos de desorientación política, para salir de la confusión en que se encuentra debido al irracionalismo, doctrina que insiste en la limitación de las posibilidades del conocimiento y se basa en la intuición.

Con una mirada retrospectiva, recordemos que a mediados del siglo pasado, en el país surgieron por lo menos diez programas ideológicos distintos, creando las condiciones para que el pueblo se oriente en su actividad política, lo que dio por resultado cambios de importancia para el país. Pasada esa época, los intentos de ofrecer programas ideológicos fueron muy magros o bien no existieron.

En días pasados, un dirigente de una naciente corriente política (Carlos Mesa) insistió en la necesidad de una “renovación generacional” y “la construcción de un nuevo modelo ideológico”, sugerencia plausible que fue captada por otras tiendas políticas, una de las cuales (PDC) apoyó la iniciativa, remarcando que “es necesario tener una ideología en el sentido de que los militantes deben ajustarse a la misma”. Otro dirigente (MNR) sostuvo que la actividad política debe basarse en “una línea programática e ideológica”, única forma de evitar fracasos.

Sin embargo, un dirigente partidario (Sol.Bo) se pronunció en sentido contrario y dijo que la ideología no sería necesaria pues “el hombre, la mujer bolivianos y en general el mundo no está preocupado por la ideología sino está preocupado por el día a día (…) por lo que debemos tener principios comunes”.

Las distintas posiciones en torno a la necesidad de programas ideológicos constituye un esbozo para un debate al respecto, el mismo que sería provechoso para la población, sin dejar de sugerir que los partidos que hoy dominan el panorama político se pongan a tono con la realidad, considerando que la ideología es un sistema de concepciones políticas, jurídicas, etc., que forma parte de superestructuras y refleja, en última instancia, las relaciones económicas.

MÁS TITULARES DE EDITORIAL