OPINIÓN    

Bloqueo innecesario

Hernán Zeballos

Titulé mi columna del 31 de mayo como “Suicidio nacional”, refiriéndome al innecesario bloqueo que se impusieron los chuquisaqueños, solicitando parte de las regalías por Incahuasi, causándose daño a sí mismos, sin lograr algún resultado.

Tengo una opinión parecida en torno al reclamo de la UPEA y el prolongado paro que va a ingresar en su tercera, que principalmente perjudica a los propios alteños. ¿Por qué? a continuación mis puntos de vista.

Para comenzar, una Universidad que se supone forma recursos humanos, tiene grupos inteligentes que la gobiernan y por tanto deben proveer propuestas inteligentes a quienes dirigen su reclamo, esto no es lo que está sucediendo, la UPEA actúa como una organización campesina, un sindicato o alguna organización social, asumiendo medidas de fuerza que, incluso, determinaron la muerte de uno de sus estudiantes, lo cual es una pena.

El país ha establecido un sistema de distribución de los impuestos que se generan a favor de los grandes grupos institucionales: alcaldías, universidades y gobernaciones en ese orden de importancia. Resulta evidente que la UPEA es parte de ese sistema y recibe su cuota parte en la asignación. Esa asignación supuestamente se revisa cada cierto tiempo en las reuniones sobre el Pacto Fiscal.

Conocidos los recursos que recibirán en el año X, las instituciones organizan sus presupuestos para atender las necesidades que generan sus actividades. Exactamente como todos, recibimos ciertos ingresos como salarios o ingresos que se generan por nuestras actividades y tenemos que programarlas a lo largo del año, no podemos excedernos a riesgo de entrar en deudas y problemas.

Me imagino que todas las Universidades actúan de la misma manera. Saben lo que recibirán por sus actividades y en base a ello, distribuirán para salarios, alquileres, atención de eventos. Supongo que la cantidad de catedráticos y personal vario que se contrata está definida en función de sus operaciones, así como la cantidad de estudiantes que pueden atender.

Por lo visto, este no es el comportamiento o la forma en que la UPEA organiza su presupuesto.

Según información pública, proporcionada por el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Mario Guillén, la Universidad Pública de El Alto-UPEA cuenta con 2.664 docentes, cifra que la convierte en la universidad pública con el mayor número de catedráticos de todo el Sistema Universitario.

“La UPEA es una de las Universidades que mayores gastos tiene, eso es lo que nos preocupa, nosotros no podemos entrar porque es un ente autónomo, pero no puede ser que ellos siempre estén gastando más de lo que son sus ingresos”, lamentó Guillén, ante las protestas injustificadas de docentes y estudiantes que exigen en las calles mayor presupuesto.

La UPEA cuenta con los recursos económicos suficientes para su funcionamiento, y pueden movilizar 395 millones de bolivianos disponibles. Al 13 de mayo tiene en sus cuentas fiscales 173,3 millones de bolivianos y en la cuenta de la reserva del Impuesto Directo a los Hidrocarburos-IDH tiene acumulados 222 millones de bolivianos que podrían disponer una vez que certifiquen la cantidad de alumnos que tiene.

La UPEA tiene 42.343 estudiantes inscritos, de los cuales 1.586 se titularon en la gestión 2016, representando apenas el 6,3%, dijo la autoridad, quien reiteró que el diálogo está abierto con esta Casa Superior de Estudios.

Parecería que la UPEA es una entidad que actúa como un centro de beneficencia a favor de El Alto y, por tanto, sus reclamos deben responder a un mejor planteamiento que a un bloqueo que daña a toda la ciudad, que lo que más requiere es trabajo e ingresos.

MÁS TITULARES DE OPINIÓN