SOCIEDAD    

Megaoperativo desplazó 1.200 policías y 300 militares

Acción policial incauta explosivos, mineral y detiene a tres sospechosos

Un contingente de 1.200 policías y 300 militares fueron desplazados la madrugada de ayer al centro minero de Huanuni en un megaoperativo que concluyó con la incautación de 3.2 toneladas de mineral, 15 metros de guía para explosivos y 30 fulminantes, objetos para causar explosiones, cuatro amarros de mecha lenta, granadas de gas, se detectó una volqueta con 200 litros de gasolina sin autorización y aprehendieron a tres sospechosos.

El viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, tras calificar como exitoso el operativo, informó que la requisa se realizó en las localidades de Cataricagua, Wairapata, Patiño y Duncan todas cercanas al centro minero.

“Se ha podido verificar 140 inmuebles, se rescató 100 sacos con un peso de 3.2 toneladas de mineral”, informó la autoridad en declaraciones a los medios de comunicación desde Oruro.

TRAS FATAL EXPLOSIÓN

El megaoperativo se efectúa luego de la fatal explosión de una volqueta ocurrida el pasado 11de este mes, hecho que los dirigentes atribuyeron a los “jukus” (ladrones de mineral).

El alcalde de Huanuni, Felipe Martínez, declaró que contingente policial ingresó al distrito minero de Huanuni, departamento de Oruro, para iniciar operativos de búsqueda de ingenios clandestinos y “jukus”, luego de la fatal explosión que dejó ocho muertos y 15 heridos.

“A las 4 de la mañana ingresaron varios vehículos de la Policía en buses, vagonetas para hacer un operativo de rastrillaje para erradicar el “juqueo” y los ingenios clandestinos”, refirió.

INCIDENTES ENTRE MINEROS Y “JUKUS”

En los días previos, se había denunciado varios incidentes entre los mineros de Huanuni y grupos de “jukus” por lo que aún se mantiene la hipótesis de que la explosión es un atentado hecho por este grupo en represalia a las detenciones que se dieron en los últimos meses.

El robo de mineral es uno de los principales problemas que afronta la Empresa Minera Huanuni, luego de su mala gestión, que le disminuye en sus ingresos en al menos una tercera parte, según indicó el presidente de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), José Pimentel.

Martínez recordó que en la gestión pasada se realizaron similares operativos como los de ayer y se evidenció la disminución del robo de mineral.

Hasta el mediodía de ayer, resultado del operativo, se había aprehendido a dos personas que no pudieron justificar la procedencia de mineral encontrado en sus domicilios. El fin de semana, el gerente de la Empresa Minera Huanuni, Guillermo Dalence, informó que el robo de mineral ocasiona una pérdida de hasta 24 millones de dólares por año.

CONTINÚA INVESTIGACIÓN

Hasta ayer no se conocía avance alguno en la investigación de fondo. Bajo ese argumento, Juan Carlos Guarachi, ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), pidió que Huanuni se militarice y ejercer un mejor control.

A su vez, Dalence sostuvo que decidieron invertir más en seguridad en el centro minero de Huanuni por lo que anunció acuerdos con las Fuerzas Armadas para luchar contra los ladrones de minerales y aseguró que al problema de los “jukus” se suma la “indisciplina que existe en la empresa minera”, por parte de los trabajadores.

MÁS TITULARES DE SOCIEDAD