SOCIEDAD    

Caso Bebé Alexander

Sentencia a médico Fernández fue apelada

La sentencia dictada contra el médico Jhiery Fernández, fallo calificado de injusto dentro del juicio oral que se siguió por la muerte del bebé Alexander, fue apelada por la defensa legal del galeno, que está a cargo de la abogada Mónica Palma.

La madrugada del 28 de febrero, Patricia Pacajes, Gladys Guerrero y Roberto Mérida, miembros del Tribunal Décimo de Sentencia de La Paz, emitieron sentencia de 20 años de cárcel contra Fernández, sin contar con prueba científica, tal como admitió Pacajes, presidente de dicho Tribunal.

Los abogados Cristian Alanes y Mónica Palma, que integran defensa legal de Fernández, presentaron el martes último el documento de 101 páginas ante el mismo Tribunal, el que luego de una revisión debe ser remitido a una Sala Penal del Tribunal Departamental de Justicia (TDJ), donde se realizarán los alegatos orales de apelación.

Algunos de los fundamentos de la apelación tienen que ver con las observaciones al Tribunal, los que refieren que no valoró el testimonio de varios testigos que se presentaron al juicio, inclusive los ofrecidos por la misma Fiscalía, institución cuestionada hasta el momento por las innumerables irregularidades cometidas durante el proceso de investigación.

OMISIÓN DE DECLARACIONES

Entre los testimonios de la defensa, se afirma que el Tribunal no las valoró, en tanto que este señala la maliciosa omisión de la declaración de la portera del Instituto de Rehabilitación Infantil (IRI), Magi Quispe, a fin de forzar la sentencia en contra de Fernández.

En juicio y ante los miembros del Tribunal, Quispe aseguró que para acceder al lugar donde dormía el bebé Alexander, en el Hogar Virgen de Fátima, el médico debía pasar por esa institución y ella tenía la única llave de la puerta, que ese 13 de noviembre de 2014 fue abierta a las 06.30 horas.

El testimonio desmiente la versión que continúa manteniendo el fiscal departamental de La Paz, Edwin Blanco, y su subalterna Susana Boyán, en sentido de que el médico tenía acceso irrestricto al lugar y que la vejación fue cometida entre las 05.00 y 05.30 horas.

Quispe, en entrevista con este medio, afirmó que en el juicio la fiscal Boyán intentó confundirla con preguntas mal intencionadas, por lo que en su idioma natal, aymara, le respondió que no iba a mentir. Al contrario, Quispe aseguró que Blanco y Boyán al inicio del caso nunca la citaron a declarar para descartar esta versión.

Otro testimonio clave que el juicio descartó acerca de la presunta violación en contra de Alexander, es el ofrecido por la médico forense, María Terán, quien fue descalificada por Blanco y Boyán, e indicaron que no conocían el caso a detalle.

En contrario, la defensa del médico antepone la experiencia de casi 12 años de experiencia en el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) a diferencia de la médico general, Ángela Mora, quien emitió un informe viciado de errores, señalando que en el juicio admitió que carecía de experiencia en el área forense y ese fue el primer caso que atendió, según la defensa del galeno.

TRABAJO POLICIAL

Blanco también desvirtúa el trabajo que entonces realizaron los investigadores de la División de Homicidios de la Fuerza Anticrimen, entre ellos, del jefe de esa unidad, capitán René Tambo.

Sin embargo, la Fiscalía no sólo contradice y pone en duda el trabajo de otros profesionales, sino también los de sus entonces funcionarios, como la exfiscal Lizeth Zarco, que también declaró en el juicio y descartó que la investigación de ese entonces señale indicios contra el médico.

Junto a Fernández, también fueron sentenciadas la médico internista del Hospital del Niño, Sandra Madeni, y la enfermera del Hogar Virgen de Fátima, Lola Rodríguez, de quienes no se tiene aún el detalle presentado para la imputación.

MÁS TITULARES DE SOCIEDAD