NACIONAL    

Sobrepeso y obesidad

Factura oculta que pagamos al consumir comida chatarra

• Basta recorrer las calles de las ciudades de El Alto y La Paz para constatar la existencia de negocios que ofrecen pollos a la broaster, spiedo y otras frituras, a diferentes precios

Las dietas peligrosas están a la vuelta de la esquina, tan cerca que se han convertido en el hábito alimenticio de gran parte de la población boliviana. Hablamos de las frituras y la comida chatarra que han cobrado mayor presencia en los menús de niños, jóvenes y adultos, a merced de los serios riesgos que representan para su salud, una factura que pagamos sin darnos cuenta.

“Nuestra población alega que tiene muy poco tiempo para poder seleccionar o preparar sus alimentos. Pero ¿Qué es lo que hace? La gente prefiere la comida y bebidas ya elaboradas como el pollo frito, las hamburguesas, los refrescos azucarados, las gaseosas. Todas están al alcance de las personas y son rápidas para la compra y consumo”, explicó a ANF, Erick Paye, nutricionista y docente de la carrera de Nutrición de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA).

EXCESO DE CALORÍAS

El excesivo consumo de estos productos y comidas dan paso al irregular incremento de calorías que al ser acumuladas sin medida en el cuerpo provocan la generación del sobrepeso y obesidad.

Según Paye, el sobrepeso y la obesidad son enfermedades que van una después de la otra, es decir, una persona puede contar con un peso ideal con relación a su talla, pero debido a la acumulación de calorías excedentarias pasa a tener sobrepeso, para luego, si no se toman las precauciones necesarias y se sigue con la dieta alta en grasas, llegar a adquirir obesidad.

ÍNDICE DE MASA CORPORAL

El modo para determinar si alguien sufre de estas enfermedades es utilizando el Índice de Masa Corporal (IMC) que consiste calcular los kilogramos de peso de una persona por el cuadrado de la estatura en metros (IMC = peso [kg]/ estatura [m2]).

Pero el riesgo no termina con adquirir el sobrepeso o la obesidad, sino que estos males pueden derivar o ser el origen de las denominadas Enfermedades No Transmisibles (ENT). La OMS indica que las ENT o crónicas son afecciones de larga duración con una progresión generalmente.

Si bien estas dos enfermedades son producidas por el excedente de calorías, es lógico preguntarse ¿Qué son éstas? ¿Son necesarias o perjudiciales para el cuerpo? Y si son buenas ¿Cuántas deben ser consumidas por día para no incurrir en excesos?

La energía que las calorías sirven para que el corazón funcione, el cerebro cumpla con su trabajo, se respire, se digieran los alimentos y se realice actividad física, es el motor de nuestra existencia.

CIFRAS SOBRE ESTOS MALES

Si bien el sobrepeso y la obesidad se consideraban antes un problema propio de los países de ingresos altos, actualmente ambos trastornos aumentan en los países de ingresos bajos y medianos, en particular en los entornos urbanos.

-Desde 1975, la obesidad se ha casi triplicado en todo el mundo.

-En 2016, más de 1.900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 650 millones eran obesos.

-En 2016, el 39% de las personas adultas de 18 o más años tenían sobrepeso, y el 13% eran obesas.

-En 2016, 41 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso o eran obesos.

-En 2016 había más de 340 millones de niños y adolescentes (de 5 a 19 años) con sobrepeso u obesidad.

La mayoría de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad se cobran más vidas de personas que la insuficiencia ponderal.

SITUACIÓN EN BOLIVIA

Según datos del Ministerio de Salud, las tasas de sobrepeso y obesidad se mantuvieron en ascenso en los últimos 20 años. Por ejemplo, la población afectada por estos males representaba en 1997 el 21,2%, pero que para la actualidad la cifra ascendió al 42,7%.

En promedio se reportan 65.000 casos de obesidad o sobrepeso por gestión. El 2013 se llegaron a registrar 72.966 casos, cifra que disminuyó a 60.658 para el 2014. En 2015 la cifra de casos sufrió un aumento llegándose a reportar 71.541. Finalmente, en 2016 el reporte fue un total de 75.290 casos atendidos.

Santa Cruz encabeza la lista con mayor población afectada por estos temas. En segundo lugar está Cochabamba y el tercer puesto es para La Paz.

“Según el EDSA (Encuesta de Demografía y Salud (EDSA) del 2008 y del 2016), estamos notando que la población a nivel nacional, el 50% de la población femenina están presentando sobrepeso y obesidad”, indicó Paye.

COMIDA RÁPIDA

En los últimos años uno de los rubros comerciales que se ha extendido a nivel nacional es la venta de comida rápida. Un ejemplo evidente es la continua aparición de los negocios de los denominados “pollos a la broaster o al spiedo”, un plato que tiene como componente principal el pollo frito.

Las ciudades de La Paz y El Alto son una muestra de ello. Basta recorrer sus calles para constatar la existencia de estos negocios que ofrecen sus productos a diferentes precios y con distintos tipos de guarniciones (fideo, arroz, papas fritas, plátanos y otros).

Paye explicó que es muy frecuente que la población exceda sus límites en cuanto al consumo de alimentos altos en grasas. Según su análisis, si se excediera el 20% del margen de calorías que deben consumirse diariamente, en el lapso de una semana se pasaría del peso ideal al sobrepeso que inicialmente no se nota del todo.

NOCIVO PARA SALUD

Por ejemplo, en el caso de un adulto de 30 años el margen diario es de 2.400 calorías. Si esta persona supera ese límite con 480 calorías más por día, en una semana notará que su peso corporal comienza a aumentar hasta llegar a la obesidad.

“Después de unas tres a cuatro semanas, y si siguen con los mismos hábitos, va a entrar en el rango de la obesidad poco a poco y eso comienza a notarse. A la semana se puede aumentar unos dos a tres kilos si se come diariamente esos pollos a la broaster, por ejemplo”, agregó Paye.

Con fines didácticos, el nutricionista calculó la cantidad total de calorías que contiene un plato de pollo a la broaster. Este fue el resutado:

Según Paye, en este plato existe un total de 650 calorías, lo que hace que su consumo diario sea nocivo para la salud por el gran valor calórico que representa para la gente.

Paye explicó que hay una variedad de factores que influyen para que una persona adquiera el sobrepeso y la obesidad, los mismos que pueden dividirse en: factores ambientales, psicológicos, físicos, genéticos, entre otros.

DESAYUNO Y ALMUERZO

El nutricionista identificó en base a estudios realizados un error en el que la mayoría de la población incurriría y es la omisión de comidas que deben ser necesariamente consumidas para tener una vida saludable. Nos referimos al desayuno y el almuerzo.

“Por la falta de tiempo, los niños, jóvenes y adultos no desayunan, y el principal tipo de comida que deberíamos consumir y no olvidarnos es el desayuno. Si lo omitimos en el siguiente alimento, merienda o almuerzo, vamos a consumir más comida, esto provoca que exista mayor aporte calórico energético que la población necesita conseguir de alguna manera”, indicó Paye.

Otra recomendación que brindó el especialista es tener mucho cuidado a la hora de consumir la comida frita, ya que la gente inescrupulosa estaría reutilizando el aceite para bajar los costos, pero poniendo en riesgo la vida de los comensales.

“La población debe reconocer la buena preparación con algo evidente como lo es el color del aceite con el que están preparando. Vemos en la calle que las vendedoras van preparando a la vista de la gente. Allí hay que observar el color del aceite negro y quemado. Todo lo frito con ese aceite es un alimentos que corre el riesgo de ser cancerígeno”, agregó.

Asimismo, recomendó dejar de lado el sedentarismo y dedicar por lo menos una media hora a la actividad física diaria, de tal modo que se quemen las calorías excesivas que se consumieron durante las comidas. (ANF)

MÁS TITULARES DE NACIONAL