PRIMERA PÁGINA    

Día después de habilitación al binomio masista

Impugnación y resistencia civil

Se registrará hoy paro cívico en ocho de los nueve departamentos y los diputados Wilson Santamaría y Rafael Quispe anunciaron demanda en contra de los cuatro vocales del Órgano Electoral por prevaricato y resoluciones contrarias a la Constitución

Luego que se conociera la habilitación del binomio presidencial masista Morales-García por los vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE), la noche del pasado martes, diferentes líderes y candidatos presidenciales de la oposición convocaron a la población nacional a una resistencia pacífica a partir de hoy.

El objetivo es defender la democracia que fue vulnerada, irrespetando la Constitución Política del Estado, además del resultado del referéndum vinculante del 21 de febrero de 2016 que rechazó la continuada repostulación de ambas autoridades.

Carlos Mesa, candidato de “Comunidad Ciudadana”, sostuvo ayer que “la fortaleza de la población boliviana derrotará al régimen autoritario del partido oficialista” y convocó a que la ciudadanía sea parte de las movilizaciones que se realizarán en defensa de la democracia y voluntad popular.

La opositora UD presentó ante el Órgano Electoral la primera impugnación contra el binomio azul; el ciudadano Marcel Rivas se inscribió en el MAS con la única finalidad de objetar la candidatura en las elecciones primarias, este fue presentado por el senador Arturo Murillo, quien dijo que se está cumpliendo la norma.

El diputado Rafael Quispe, que se encuentra en huelga de hambre, y el opositor Wilson Santamaría anunciaron que también presentarán una impugnación, pero esperarán esa etapa para proceder conforme a lo establecido en la norma y que no se genere observación alguna.

De acuerdo al reglamento de las elecciones primarias, sólo los militantes pueden impugnar al candidato o binomio presidencial de su respectiva organización política.

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) afirmó que el fallo del TSE pone en duda las bases de la democracia y abre un futuro incierto para el país.

“Con esta resolución el TSE no ha actuado como poder autónomo, poniendo en duda las bases de la democracia y abriendo un futuro incierto para los bolivianos”, se lee en la carta difundida por la CEB.

A la expresión de la Iglesia se unieron varias instituciones, como el Colegio de Abogados, los médicos, los transportistas pesados, juntas vecinales, organismos cívicos, sectores campesinos, entre otros.

El Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) afirmó que con la habilitación “ilegal” del presidente Evo Morales y del vicepresidente Álvaro García Linera para repostularse en las elecciones de 2019, se inicia un periodo de dictadura en Bolivia.

MÁS TITULARES DE PRIMERA PÁGINA