OPINIÓN    

El gigante Madidi en peligro

Daniel Tito Herrera

Al igual que ocurrió con la incursión de cocaleros a otras áreas protegidas, esta vez desde el sector de los mineros auríferos, se viene invadiendo al gigante natural Madidi, por el sector de Apolo, con enorme ambición de saquear el ansiado mineral oro.

Los cocaleros afines al Gobierno nacional vienen incurriendo en el mismo delito en contra de la naturaleza que es preservada por la Constitución Política del Estado, al amenazar con su nociva presencia a tierras protegidas, que son lugares apetecidos por invasores colonos, que buscan enriquecerse sin respetar a la Madre Tierra.

Apolo, una región olvidada por el Estado, principalmente en materias de salud y educación, se halla ubicado al norte del departamento de La Paz, es una de las puertas por donde se puede ingresar al Parque Nacional Madidi. El otro lado importante de ingreso se halla en la paradisiaca población de Rurrenabaque, en el departamento del Beni. En los últimos meses, este territorio ha sido hostigado por cocaleros y mineros, por su inmensa riqueza natural.

Las áreas protegidas se hallan resguardadas en la Constitución Política del Estado y la Ley del Medio Ambiente, sin embargo estos sectores sindicalizados, afiliados al actual gobierno, no respetan las leyes que hacen a nuestra normativa nacional.

Al gobierno actual nunca le interesó resguardar la naturaleza, desde un inicio de su gestión y con sus ideales desarrollistas, siempre ha ido pretendiendo afectar enormemente al medio ambiente, tal como ocurrió en varias circunstancias con el Tipnis.

Por dejar esto en la impunidad, la sociedad debe conocer el gran daño que se causa al medio ambiente y no hay el menor interés en hacer respetar a la Madre Tierra, aunque ese respeto tanto ha venido pregonando el actual gobierno en foros internacionales, principalmente el presidente Morales.

Para recordarle al propio gobierno que la promulgó, la ley 1.333 de medio ambiente garantiza el resguardo, como parques nacionales, de las áreas protegidas. En su artículo primero dice: “La presente Ley tiene por objeto la protección y conservación del medio ambiente y los recursos naturales, regulando las acciones del hombre en relación con la naturaleza y promoviendo el desarrollo sostenible con la finalidad de mejorar la calidad de vida de la población”.

Esta vez son los cooperativistas del oro quienes profanan al gigante natural Madidi, considerado internacionalmente como una de las reservas naturales del planeta, por su alta biodiversidad en flora y fauna.

El autor es presidente de NACE ¡somos Bolivia!

MÁS TITULARES DE OPINIÓN