INTERNACIONAL    

Nicaragua

Comenzó diálogo en medio de protestas y represiones

• Las negociaciones que se iniciaron en medio de protestas piden la renuncia del presidente, Daniel Ortega, y represiones a la ciudadanía

Managua.- El diálogo nacional de Nicaragua que busca resolver la crisis sociopolítica del país se inició ayer en Managua con la participación del presidente Daniel Ortega, que fue recibido con gritos de “asesino”, y de empresarios, sociedad civil, estudiantes universitarios y los obispos como mediadores.

Ortega llegó al Seminario Interdiocesano Nuestra Señora de Fátima, al oeste de Managua, acompañado de su esposa y vicepresidenta del país, Rosario Murillo, en medio de fuertes medidas de seguridad y gritos de “asesino” que lanzaron opositores al paso de la caravana oficial.

Pasadas las 10.15 hora local (16.15 GMT), comenzó la instalación del diálogo nacional en medio de la cual la representación de los estudiantes universitarios comenzó a gritar “¡eran estudiantes, no eran delincuentes!”, en relación a los compañeros muertos durante las protestas.

ESTUDIANTES

“Presidente, exigimos que cese de inmediato la represión”, clamó el representante de los estudiantes en el diálogo, Lésther Alemán, antes de que Daniel Ortega iniciara su discurso.

Este mismo miércoles los estudiantes universitarios, la cara más visible y persistente de las manifestaciones contra el Gobierno que han dejado al menos 58 muertos, denunciaron que dos compañeros murieron en un ataque armado en la madrugada contra la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli).

La mesa de diálogo se instaló en busca de una salida a la crisis que vive Nicaragua, inmersa en una escalada de violencia con manifestaciones en las calles, saqueos en los comercios, bloqueos en las carreteras y enfrentamientos violentos.

Ortega se verá allí con interlocutores de los estudiantes y de la sociedad civil y del sector privado, entre ellos el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), la Cámara de Comercio Americana (Amcham), y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

IGLESIA

La Conferencia Episcopal, encabezada por su presidente, Leopoldo Brenes, actúa como mediadora y testigo de estas negociaciones.

Con motivo del diálogo, la Policía Nacional fijó el perímetro de seguridad entre 200 y 1.000 metros.

Adicionalmente la Policía dio permiso para que miembros del Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), un sindicato aliado de Ortega se manifieste a 200 metros de la mesa de diálogo, pero mantendrá a mayor distancia cualquier manifestación contra el presidente.

Los ciudadanos “autoconvocados” de Nicaragua se citaron para hacer un plantón cerca del perímetro de seguridad establecido por la Policía, para mostrar su respaldo a los participantes que no pertenecen al Gobierno.

Asimismo, se anunció que los estudiantes marcharán este miércoles desde la Universidad Centroamericana (UCA) hasta la sede del diálogo, una distancia de cerca de 13 kilómetros, para volver a pedir justicia y protestar por las muertes y la represión que aún continúan en las calles de las principales ciudades de Nicaragua.

Este miércoles se cumplen 29 días de una crisis causada por multitudinarias manifestaciones a favor y en contra del presidente Ortega, que comenzaron con protestas en contra de unas reformas a la seguridad social y que continuaron debido a las víctimas mortales de los actos represivos. (EFE)

MÁS TITULARES DE INTERNACIONAL