EDITORIAL    

Déficit empresarial originado en 14 años



En los 14 años de gobierno de Evo Morales y Álvaro García Linera, Bolivia contrató una crecida deuda externa de 11 mil millones de dólares y es del 26% del Producto Bruto Interno. El déficit fiscal es del 28%, sin duda el más alto de la historia económica del país debido al exagerado gasto interno, sobre todo por sueldos a una ineficiente burocracia estatal, proyectos faraónicos y suntuarios, prohijados por el actual candidato a la presidencia por el MAS.

Objetivamente, ha de ser una rareza que alguna empresa pública se encuentre libre de déficit y que deje de ser una carga para el Erario Nacional, además de demandar subvenciones del Estado con el fin de aparentar normal funcionamiento. Por razón de saneamiento fiscal es imperioso que se analice con responsabilidad su continuación o cierre. Para muestra exponemos la situación y el desbarajuste administrativo de algunas de estas empresas y adquisiciones.

De seis helicópteros Súper Puma comprados de Francia en 150 millones de dólares en el año 2014, según el Ministro de Defensa, solo funciona uno, cinco se encuentran en reparación, uno de estos en el Brasil hace más de dos años. No hubo provisión de repuestos o fueron robados. La firma proveedora no cumplió con el mantenimiento especializado. SABSA se debate en medio de acusaciones recíprocas de sus dos últimos gerentes. Al primero se le imputa no haber ejecutado las boletas de garantía por retrasos en las obras de remodelación de la terminal aérea de El Alto; de conceder un nuevo contrato a favor de una empresa inexperta en el rubro y de lucrar con locales en el aeropuerto. Roberto Cortez, gerente, ha negado como falsas las denuncias.

De acusado pasó a acusador del gerente predecesor por nepotismo de una serie de parientes próximos y de haber efectuado contrataciones directamente en el 61% sin licitación. Además, el ex ejecutivo Milton Claros es acusado de haber incrementado la planilla del personal de SABSA de algo más es de 500 personas a 838, gravando el presupuesto en 500.000 bolivianos en 2019, solo en la contratación de 70 nuevos funcionarios del oficialismo de entonces.

Por su parte, el gerente de ENATEX afirma que ésta debe 300 millones de bolivianos “imposibles de pagar”. Reconoce que dispuso de tres fideicomisos de entidades financieras públicas, para el pago de salarios y doble aguinaldo. De haber dispuesto los fideicomisos obtenidos para la compra de insumos y materia prima. La distracción del fideicomiso en un destino distinto, importa responsabilidad sujeta a juicio. La única perspectiva de sobrevivencia es el mercado de EEUU, dijo, empero éste no ha restablecido el Atpdea para Bolivia.

Según afirmaciones expresas, YPFB ha gastado nada menos que 4.000 millones de dólares en propaganda del Gobierno del MAS, entre el 2006 y 2018, al paso que en 2019 perdió 440 millones de dólares por no haber hecho ajustes para evitarlo, habiendo contratado 300 nuevos empleados el mismo año con objetivos políticos.