OPINIÓN    

No es ficción el apoyo espiritual

David Foronda



En la industria del entretenimiento, con sus efectos especiales, la palabra “imposible” ya fue desclasificada. El avance de la tecnología cinematográfica, cuando está al servicio del bien, es resultado del poder de realización del ser humano con el apoyo de la espiritualidad superior, elemento indispensable para la vida en la Tierra. Considerar que las fuerzas del Más Allá nos acompañan es señal de buen sentido. Y es sabio que elijamos oír a los que están al servicio de Dios. La Ciencia también intentará un poco más. Si la intuición es capaz de percibir el Espíritu, la razón puede ponderar su influencia decisiva.

Lo anterior está destacado en una de las últimas publicaciones de la Legión de la Buena Voluntad, entidad dirigida por el escritor, periodista, y presidente de esta Institución, José de Paiva Netto, en la cual además se da cuenta que en las reuniones del Centro Espiritual Universalista de la Religión de Dios, dirigida por él, se muestra de forma segura la realidad de la vida después de la muerte. Los fenómenos de efectos físicos en esas ocasiones, producidos por el mundo espiritual, emocionan por su simplicidad y su carácter elevado. Entrar en una reunión de esta naturaleza es experimentar algo que trasciende cualquier expectativa humana. El ambiente del lugar, modesto, pero agradable, lleva a la persona a sentir -en Espíritu y Verdad, a la luz del Amor Universal del Cristo- la plenitud de la afirmación bíblica de que “somos el Templo del Dios Vivo”. Al sonido de bellas composiciones dedicadas a María Santísima, el presidente predicador, Paiva Netto, abrió la reunión leyendo un pasaje de la Buena Nueva del Amigo Celestial, orando enseguida y pidiendo protección a Dios para el importante encuentro entre Tierra y Cielo, se señala en partes sobresalientes de dicha nota en su “Revista Ecuménica”.

En misma publicación también resalta el artículo “La Familia evolucionó y nunca acabará”, para dar cuenta que actualmente la humanidad pasa por momentos desafiantes y es urgente que las familias estén en constante sintonía con el Padre Celestial, por la perseverancia en los eternos valores del Bien. Enfatiza que el predicador José de Paiva Netto enseña: la Familia es el nido sagrado que ampara al espíritu reencarnado y prepara los caminos de su jornada terrenal. La Familia evolucionó, pero nunca morirá. El Amor, si es auténtico ¡siempre vence! Puede demorar, pero triunfa, también porque tenemos varias existencias que se van complementando hasta nuestra integración total en Dios, que es -como siempre repetimos- justamente amor: en una época de tanta amargura, es vital que se crea más en Él. En períodos de intensas reformas, generalmente se peca por la exageración. Entonces, es ahí que el Amor se hace imprescindible. Cuando hay sequía, suplicamos por lluvia.

Que las líneas precedentes sirvan para reflexionar de manera amplia en torno a lo relativo a que “el apoyo espiritual no es ficción”, y “la familia evolucionó y nunca acabará”.

MÁS TITULARES DE OPINIÓN