OPINIÓN    

Tratado de 1904: incumplido

Aldo Luna



Constantemente Chile, cuando se demanda acceso boliviano al mar, replica que se cumplió todo lo referente al Tratado de Paz y amistad, suscrito en Santiago el 20 de octubre de 1904. Pero ex profesamente no da importancia al incumplimiento del artículo tercero de dicho tratado, donde se indica que se unirá el puerto de Arica con El Alto de La Paz por un ferrocarril, cuya construcción correrá por cuenta de Chile, en el plazo de un año. Además se establece que la sección boliviana de este ferrocarril pasará a propiedad de Bolivia en el término de 15 años, desde el momento que sea terminado.

La construcción de la sección boliviana del Ferrocarril Arica - La Paz o sea hasta El Alto, fue garantizada por el Gobierno chileno, que al mismo tiempo se comprometió a pagar los ferrocarriles de Uyuni a Potosí, Oruro - La Paz, Oruro – Cochabamba - Santa Cruz, de La Paz al Beni, a Potosí por Sucre, de Lagunillas a Santa Cruz. Como vemos, Chile hizo promesas que no fueron cumplidas y lo censurable es que los gobiernos bolivianos que se sucedieron no hicieron cumplir esos ofrecimientos, para los ferrocarriles. Los presidentes bolivianos de ese tiempo se callaron, cuando era su obligación hacer los reclamos correspondientes.

Por ello el pueblo boliviano censura las actitudes tímidas de los presidentes bolivianos del pasado, porque no supieron defender los intereses del país, en torno a la construcción del ferrocarril Arica -La Paz. La cantaleta de Chile es que había cumplido todo lo mencionado en el Tratado de Paz y Amistad de 1904, con el que hubo cese de hostilidades, perdiendo Bolivia territorio marítimo.

Posteriormente, hubo muchas reuniones entre chilenos y bolivianos, con diferentes gobiernos, en Nueva York, Salamanca, Mar del Plata y Montevideo, por el tema de salida al mar para Bolivia. Pero a nada positivo se llegó, sorprendiendo que la diplomacia boliviana no haya hecho notar el incumplimiento del Tratado de 1904, particularmente en relación con el Ferrocarril Arica-La Paz.

En octubre de 2018, el fallo negativo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya respecto a la demanda boliviana para que Chile acepte entrar en negociaciones sobre el tema marítimo, desilusionó al pueblo boliviano, porque se le hizo pensar en que esta vez sería reconocida la causa boliviana. En otras condiciones tendrá que haber un juicio de responsabilidades, porque Chile con el fallo a su favor canta victoria sin tener la razón, lo que duele a los bolivianos.

Según personeros de La Haya, Bolivia no hizo una buena defensa del derecho boliviano. Se dice que los miembros de la delegación boliviana no contaron una buena estrategia diplomática, que los argumentos no fueren bien expuestos, lo que favoreció a Chile y la diplomacia boliviana perdió una vez más, sellando la suerte de Bolivia, creemos que por un buen tiempo. Por esta situación inesperada, los bolivianos creemos que debe haber una reorganización de la Cancillería boliviana para con sapiencia diplomática en otra oportunidad volver a plantear el tema marítimo boliviano.

Por ello nuestra representación diplomática en el exterior debería ser para gente preparada y no como un premio por desempeño político. Se debe exigir preparación, porque Bolivia va a tener otra oportunidad, ya que los bolivianos nunca dejaremos de reclamar por nuestro derecho de salida al mar. Todo cambia, nada se mantiene estático. Bolivia tiene que mantenerse unida, para conseguir una salida al Pacífico, aunque, lamentablemente, la política divide y debilita al país, pues nos estamos enfrentando entre bolivianos. Por otra parte, la posibilidad de un entendimiento entre Chile y Bolivia no está descartada, aunque en el momento hay diferencias por las tendencias de derecha e izquierda que se observa ahora en los gobiernos de los dos países.

El autor es Profesor Emérito de la UMSA.

MÁS TITULARES DE OPINIÓN