Ciencia y Computación    

Empresas de delivery prosperan en La Paz gracias a tecnología y mercado joven.



La Paz ha tenido una tradición de tener a la mano servicios de “delivery”, propiedad de varias cadenas de comida rápida y farmacias, los cuales facilitan la entrega de productos de forma cómoda y rápida. Pero recientemente, este mercado tuvo una revolución con la introducción de dos marcas especializadas que permiten que estos servicios obtengan un alcance mucho mayor.

Estas dos grandes marcas dedicadas a la entrega a domicilio de distintos bienes, llagadas a Bolivia en estos últimos meses son Uber Eats y PedidosYa. Ambas utilizan los medios digitales para llevar a los clientes aquello que necesiten, desde medicinas hasta comida de varios restaurantes, a través de una plataforma digital.

Estas empresas llegaron primero a la ciudad de Santa Cruz, logrando una gran aceptación en la población, y tras esto hicieron su incursión en La Paz, que ya puede disfrutar de las comodidades que brindan los servicios de “Uber Eats” y “PedidosYa” desde abril de este año.

Pero este negocio no funcionaría de no ser por la gran participación de los “socios repartidores” quienes realizan entre 12 y 20 entregas en una jornada concreta, principalmente de comida rápida. Se trata de miles de trabajadores que se reparten al menos cientos de miles de pedidos mensuales de más de un millar de empresas que trabajan con esta modalidad, principalmente gastronómicas.

Nuestro país entró de lleno en los servicios digitales globales gracias a la tendencia existente de aumentar la confianza en estos; solo en Bolivia, entre pedidos por la vía digital y por la vía tradicional,el sector de entregas mueve casi $us. 2,5 millones mensuales, según las estimaciones de Juan Pablo Salinas, CEO de la firma boliviana Patio Service, quien añade que 70% de los pedidos que llegan a su empresa son hechas por personas de entre 15 y 30 años, segmento compartido con las otras dos empresas mencionadas, aunque estas ultimas afirman que su publico es “cada vez más amplio”.

Sólo PedidosYa cuenta con más de 15 millones de usuarios y esta empresa apuesta por ser un dinamizador de la economía, ofreciendo apoyo a los emprendedores al tratar de entender la forma de consumo de cada boliviano.

Por su parte, el gerente general de Uber Eats para Bolivia y Ecuador, Omar Badoui, afirma que “Sabemos que en Bolivia la cultura de hacer pedidos, al lugar que el usuario prefiera, se va haciendo más fuerte y son varias las empresas que atienden diversas necesidades. El internet y las redes sociales son aliados clave en el crecimiento de esta nueva forma de interacción comercial”.

Pero sin duda, el mayor impacto de la incursión de estas empresas es social, pues logra proveer de empleos de libre disponibilidad de tiempo a cientos de jóvenes que tengan una bicicleta o motocicleta, e incluso un automóvil; jóvenes que se encontraban desempleados o vieron en este negocio una oportunidad de aumentar sus ganancias, pues la plataforma de reclutamiento afirma que a un “socio repartidor” le es posible ganar entre 30 a 40 Bs. por hora trabajada.

“Uber Eats es una oportunidad de generación de ganancias adicionales para las personas interesadas en registrarse y usar la aplicación como socios repartidores”, explica su portavoz. Para pasar por el proceso de registro, las personas deben presentar la identificación oficial, licencia de conducir en vigor, constancia de circulación vigente (ya sea para moto o auto) y pasar ciertos estudios de seguridad requeridos.

Los socios repartidores usan sus propios medios, y con plena libertad y autonomía técnica y directiva para manejar su tiempo y herramientas al conectarse y desconectarse de las aplicaciones, de acuerdo con su necesidad de generar ganancias adicionales.

Este negocio también es ventajoso para los restaurantes y otros rubros que puedan aprovechar este servicio, pues al mostrarse en internet y con la facilidad de las apps para hacer los pedidos, les permite llegar a muchas más personas. El presidente de la Cámara Gastronómica de Santa Cruz, Fernando Medina, llegó a sostener que las ventas del sector se han estancado, pero la expansión del delivery abrió un canal y un sostén para que estas no caigan.

MÁS TITULARES DE Ciencia y Computación