CULTURAL    

Argentina lanza “Plan Nacional de Lecturas”

> La estrategia busca garantizar compra de libros por parte del Estado y generar mensajes positivos



El Gobierno argentino pondrá en marcha un plan fiscal que permita asegurar la industria editorial de ese país mediante la compra estatal de libros beneficiando así a 10 millones de escolares de los niveles primario y secundario, además de generar un importante acuerdo con las imprentas afectadas por los aumentos tarifarios y la crisis económica de los últimos años.

Mediante este plan, el Presidente argentino buscará mostrarse activo con anuncios positivos que no tengan solo que ver con la agenda económica fría. Con el ministro de Educación, Nicolás Trotta, habló el viernes pasado sobre el anuncio efectuado ayer para mejorar la comprensión lectora de niños y adolescentes y, al mismo tiempo, reactivar la golpeada industria editorial argentina.

Por primera vez desde la jura de los ministros, Fernández encabezó un acto en el Museo del Bicentenario y por la tarde se trasladaría al Conurbano para visitar una empresa pyme. Ambas actividades tienen la impronta de lo que fue su campaña: refuerzo a la educación y a las pequeñas y medianas empresas castigadas por los aumentos tarifarios y la crisis económica de los últimos años.

Para el primer evento se había previsto invitar a unas 400 personas, pero como se realizará entre las fiestas el número de asistentes se habría reducido a la mitad entre funcionarios, empresarios de la industria editorial, libreros, escritores e intelectuales en general. El Plan Nacional de Lecturas fue encomendado por el Presidente al ministro de Educación y su equipo: Adriana Puiggrós (secretaria de Educación), Laura Sirotzky (Subsecretaria de Educación Social y Cultural) y Natalia Porta López, coordinadora del programa, con experiencia porque ya tuvo a su cargo una tarea similar hasta que en 2015 el cambio de gestión dejó el plan sin efecto.

El nombre del plan está en plural porque apuntan a distintas plataformas y soportes y distintas lecturas, aseguran desde la cartera con sede en el Palacio Pizzurno desde donde convocarán a un Consejo Asesor para que consensúen lecturas también “plurales” que eviten reeditar aquellas críticas por supuesto “adoctrinamiento” a estudiantes con mensajes políticos, un estigma que en parte pesa sobre el kirchnerismo como antes sobre elmovimiento de Perón y Evita.

10 MILLONES DE ESCOLARES

El plan apunta a unos 10 millones de niñas, niños y adolescentes, es decir tanto para el nivel primario como para el secundario y al trabajo de docentes y bibliotecarios. “El 70 % de los niños y niñas en situación de vulnerabilidad económica no han escuchado nunc un cuento”, según el resumen del programa de lectura. El lanzamiento tiene un fuerte fundamento político de diferenciación con la gestión de Mauricio Macri, que hablaba de garantizar 180 días de clases. Después de que la gestión del Frente de Todos anunció recomponer la paritaria nacional para acordar salarios docentes, ahora se habla, en cambio, de “garantizar 180 posibles lecturas para los 180 días de clases”.

MÁS TITULARES DE CULTURAL