OPINIÓN    

Política ambiental

Hernán Zeballos



Los titulares de las noticias en los últimos días reflejan un tremendo problema, el ambiental, veamos: "Ola de calor en oriente del país sobrepasa niveles históricos" (EL DIARIO, 29/11) y los datos proporcionados por el SENAMHI son simplemente terribles: Cobija 37,8 grados, Reyes 40 grados, San Borja 39,2 grados, Rurrenabaque 41,3 grados. Todas esas cifras constituirían récords históricos. Otros datos: en San Joaquín 40,2 grados, que supera una máxima cifra anterior de 38,6 en 2015; en Magdalena 39,7 grados, siendo superior a una cifra récord anterior de 38,8 en 1978; en San Ramón 40,2 grados que igualmente supera una cifra alta de 38,5 en 2015.

En el departamento de Santa Cruz, en la localidad de Ascensión de Guarayos se tuvo una temperatura de 40 grados, cuando una máxima anterior era de 38,8 en 2002. En San José de Chiquitos se superó la máxima de 41,3 en 2015 con la actual de 42,6 y en Roboré se superó el récord histórico en 1993, con la más reciente de 41,9.

Mi hijo que vive en Santa Cruz desde hace varios años, el 29 de noviembre vivió una noche en la que debido al intenso calor él y su familia decidieron sacar sus camas al jardín, donde tuvieron que soportar la picadura de los mosquitos.

Otra muestra, el lunes 30 de noviembre EL DIARIO muestra una foto de un bote sobre un área de barro seco de un sector totalmente seco en el lago Titicaca, lo que refleja una situación trágica para el altiplano que se queda sin agua y sin cultivos, lo que afecta a los pobladores de esta región del país. En el otro extremo, hace poco tiempo en ciertos sectores del altiplano se dio una granizada con piedras blancas que caían, destrozando las pequeñas parcelas cultivadas.

En otra nota de EL DIARIO del día 30, un titular señala: "carencia de lluvias disminuye nivel de agua del lago Titicaca", y los pobladores no tienen agua ni para beber.

Frente a esta dramática situación ¿Qué hacer?

La respuesta la he dado en anteriores oportunidades. De manera sintética:

1.- Declarar una veda total por un periodo de 5 años a la deforestación, ya que hay suficiente tierra deforestada sobre la cual se puede ampliar los cultivos en el oriente boliviano. Las gigantescas quemas de los últimos dos años que superan los 2,5 millones de Has. están contribuyendo de gran manera al cambio climático en nuestro país.

2.- Desarrollar una política de aprovechamiento de los recursos hídricos superficiales y subterráneos en los principales ecosistemas: embalses en el altiplano y Chaco, ejecutando proyectos como captar excedentes con embalses de los lagos Poopó y Titicaca en el altiplano.

3.- Poner en marcha el aprovechamiento del proyecto El Bala, tal como se ha concluido en Cochabamba el proyecto Misicuni, que ha solucionado la provisión de agua para consumo y riego de la ciudad y las áreas para cultivo.

4.- Ejecutar otros proyectos de riego en el Chaco y Tarija que ya tienen estudios de factibilidad. Recordemos la importancia del proyecto San Jacinto que ha permitido el desarrollo de una actividad vitivinícola en la región.

5.- Proyectar embalses en la región entre Tarija y Santa Cruz, tanto para consumo humano, riego y un mecanismo de defensa en el futuro para apagar incendios.

6.- Hacer los estudios sobre el posible embalse del río Chimoré que quedaron pendientes de ejecución por parte de ENDE en el acuerdo con Brasil.

MÁS TITULARES DE OPINIÓN
 
X