CULTURAL    

INTELIGENCIA EMOCIONAL

Forma de vida Mental

Eduardo Kucharsky Asport

 ”Deje de ver imágenes desagradables y cultive la pasión por leer buenos libros todos los días”



 Todos tenemos varios niveles de vida y uno de ellos, tal vez el más importante, es precisamente el nivel de vida mental.

En nuestra mente van pasando muchos pensamientos a lo largo de cada uno de nuestros días de vida y esos pensamientos van produciendo sus efectos, consecuencias y resultados de manera tan clara que se puede leer en toda nuestra vida y hasta en nuestro rostro la manera que tenemos de pensar y los resultados que produce ésta en nuestra vida.

La mayor parte de esos pensamientos no son nuestros pensamientos, son pensamientos generados e inducidos desde lo externo de nuestras vidas y pocas veces nos percatamos de lo que pensamos realmente; a veces nos limitamos a escuchar y ver y con esos dos simples actos creemos que estamos pensando cuando en realidad sólo estamos recibiendo información sin pasarla por un proceso de análisis y nos convertimos en sujetos “victimas de la sugestión de otras personas” que nos imponen sus ideas sin darnos cuenta de que esas no son nuestras ideas.

Cuando no nos responsabilizamos de los pensamientos que pensamos a lo largo del día, simplemente permitimos que nuestra mente vaya creando efectos en concordancia con los pensamientos con los cuales nos alimentamos sin siquiera tomarnos la molestia de revisar la polaridad de dichos pensamientos.

Cuando los pensamientos que pensamos son negativos, nos producen estrés, negatividad y malas actitudes al comunicarnos con las personas de nuestro hogar y con nosotros mismos; al parecer, las personas negativas tienen todas las emociones negativas menos la felicidad.

Los pensamientos positivos producen efectos y resultados diferentes; cuando se los piensa producen claridad en la mente y también una salud estable y libre de molestias y sensaciones de malestar.

Cuando instalamos en nuestra mente un guardián interior para que analice a cualquier pensamiento que Ilegue a nuestra percepción, nos damos cuenta o nos percatamos de inmediato de la condición o de la polaridad del pensamiento que podría entrar a nuestra mente y si detectamos a un pensamiento negativo, podemos sustituirlo de inmediato por otro pensamiento que sea positivo y la forma de saber esto es a través de las sensaciones que nos ofrece nuestro cuerpo y también a través de la intuición.

Los pensamientos negativos producen contracciones en los músculos y sensaciones de temor y miedo; en cambio los pensamientos positivos producen relajación, tranquilidad y sosiego en el alma.

Para que nuestro querido lector o nuestra fiel lectora tenga un criterio de clasificación específico, diré lo siguiente: “Los pensamientos negativos producen efectos y resultados negativos y los pensamientos positivos producen efectos y resultados positivos” y el hecho de recordar este sencillo principio nos lleva a identificar todo lo que es negativo con suma facilidad y a poner un filtro en nuestra mente para pensar sólo pensamientos positivos, correctos y constructivos.

Nuestra forma de vida mental se convierte en una herramienta creativa y en una fuente de auto curación cuando nos aseguramos de que los pensamientos que pasan por nuestra mente sean positivos y de naturaleza intrínsecamente constructiva; nos vemos en el artículo de mañana.

Nota: Estos artículos se publican todos los días en la sección cultural de su periódico preferido El Diario y son coleccionables para hacer leer a nuestros hijos o a las personas a las que queremos en esta vida.” 

Si desea tener una conversación con el autor o una consulta acerca de cualquier problema de su vida,  llame a los teléfonos del encabezado  (72513317-69959829-2488284), se contestan mensajes por WhatsApp también; los problemas sólo se resuelven cuando se los afronta con seguridad.

MÁS TITULARES DE CULTURAL